ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «La estrategia del pequinés»: Relativamente «neo» y moderadamente «noir»

No se pone nada nuevo en la estantería del género, pero, como es costumbre ahora, habrá que considerarla una película «neo-noir»

Imagen de «La estrategia del pequinés»
Imagen de «La estrategia del pequinés»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La enorme y brillante herencia que ha dejado el cine negro complica ahora encontrar originalidad en el clima, los personajes y las situaciones de cualquier película que quiera encuadrarse en el género.

El guionista y director Elio Quiroga, cuya filmografía siempre apuntó, desde «Fotos», voluntad de originalidad o rareza, entra a las peculiaridades del cine negro con temperatura adecuada, con personajes reconocibles y con la indumentaria trágica del «perdedor» que no es nueva, pero sí eficaz para los tonos previstos del relato.

Los dos personajes centrales, un joven agarrado a un clavo ardiendo y una prostituta a la búsqueda de una puerta de salida, se enredan en una trama de robo, crimen y venganza… Un comienzo potente, un trazo de drama en los personajes contorno (la mujer enferma de El Rubio) y una aceptable construcción de los antagónicos (los actores Ismael Fritschi y Pep Jové le aportan las dosis de singularidad física y nervio a la historia) hacen que la película se siga con interés aunque sin excesiva sorpresa.

Unax Ugalde y Kira Miró se sitúan en el centro del plano y se adaptan a las arrugas propias de su cometido en la trama, llevan algo de luz a lo oscuro, aunque igual que todos los demás hilos y roles, rezuman pesimismo. No se pone nada nuevo en la estantería del género, pero, como es costumbre ahora, habrá que considerarla una película «neo-noir».