ES NOTICIA EN ABC
Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez Marchante

Crítica de La (des)educación de Cameron Post: Manoseo adulto en la arcilla adolescente

«La complicidad, la honestidad y lo auténticamente adulto son las posturas de los protagonistas»

Escena de La (des)educación de Cameron Post
Escena de La (des)educación de Cameron Post
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hay varios ingredientes en el argumento de esta historia que facilitan equivocarse en la pesca de lo esencial, como el hecho de que los absolutos protagonistas sean unos cuantos chicos y chicas internados en una «escuela» de reeducación por su supuesta tendencia a la homosexualidad. Naturalmente que habla de esa edad confusa de la adolescencia en la que se manejan tópicos manidos sobre la identidad sexual, y habla también de las tensiones que ello origina y de esos lugares supuestamente idóneos para su «reeducación». Pero de lo que realmente trata esta película seria, seca y a la vez esponjosa es de la capacidad y de la malentendida obligación del mundo adulto en el mangoneo, la más burda intromisión, en esas áreas éticas, sexuales y vitales en esa época de la vida del ser humano en el que se estrena baraja y se dan cartas.

La directora, Desiree Akhavan, sitúa la cámara a la altura de sus adolescentes personajes, y se aprecia en toda su incongruencia la invasión que ejercen en su mundo los terapeutas, profesores y familia, todos ellos colgados de una brocha ridícula sin posibilidad de hacer pie en tierra firme. La complicidad, la honestidad y lo auténticamente adulto son las posturas de los protagonistas, tan bien encarnados por Chloë Grace Moretz, Sasha Lane y Forrest Goodlouck.

«La (des)educación de Cameron Post»: Dirección: Desiree Akhavan. Con: Chloë Grace Moretz, Sasha Lane..