ES NOTICIA EN ABC

Crítica de La cena: Dramón recalentado

«Uno de los protagonistas es Richard Gere, ya ven que la cosa no da mucho de sí (Gere lleva una vida dando el pego)»

Crítica de La cena, con Richard Gere
Crítica de La cena, con Richard Gere
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No sé si es porque es la tercera o cuarta vez que me toca verlo en pocos meses, pero confieso que me acerqué a esta película con prevención: otra de un grupo que se reúne para un evento que no tarda en convertirse en lo que ustedes imaginan. La familia peruana de «El sistema solar», las tres familias norteamericanas de «El gran desmadre», las parejas amigas de «Perfectos desconocidos» (que desde luego es mucho más llevadera) y ahora esta solemne cena familiar que empieza ya como el rosario de la aurora y luego sigue cuesta abajo.

En realidad se empiezan peleando, como quiere el tópico, como cualquier familia disfuncional que se junta por bodas y bautizos, pero luego se acaba viendo que tienen un problema de peso que discutir: no incurriremos en leso spoiler pero valga decir que entonces a lo que se parece más pero en menos es a la versión que hizo Polanski de «Un dios salvaje», que tampoco era una fiesta.

Trama de gente sentada hablando (hay también un largo e inexplicable flashback de una visita a un monumento de los dos hermanos protagonistas que no explica nada) equivale, por definición, a película de actores. Uno de ellos es Richard Gere, ya ven que la cosa no da mucho de sí (Gere lleva una vida dando el pego). Laura Linney está impecable, como siempre, pero no redime la velada, y Rebecca Hall ocupa un lugar discreto. La gracia es que el cuarto, Steve Coogan, preside la franquicia «The Trip» (tres títulos ya, el último por España) en donde hace lo mismo que aquí, sentarse a comer y hablar, pero con resultados mucho más divertidos y recomendables.