ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «El candidato»: El color de la púrpura y el amarillo prensa

La narración se concentra ya en plena campaña, cuando la fama de mujeriego de Hart le estalla en plena cara por su relación extramatrimonial con Donna Rice

Hugh Jackman protagoniza «El candidato»
Hugh Jackman protagoniza «El candidato»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El lugar desde donde apunta su cámara el director, Jason Reitman, es fundamental para entender esta historia basada en hechos reales: la apunta desde el lugar en el que está colocado Gary Hart, senador estadounidense y candidato a la Presidencia en 1988. La narración se concentra ya en plena campaña, cuando la fama de mujeriego de Hart le estalla en plena cara por su relación extramatrimonial con Donna Rice, una joven modelo a la que siguen hasta su casa un par de reporteros del Miami Herald. Podría ser al contrario (de la Prensa hacia él), pero la mirada de Reitman apunta desde el candidato: qué piensa, cómo se revuelve ante la “noticia”, cómo son las relaciones con su equipo de campaña y con su familia, su esposa y su hija… Y frente a esto, el papel que juegan los medios de comunicación, los límites del periodismo y un difuso y melifluo derecho a la intimidad.

La película está junto a Gary Hart, o más certeramente, junto a Hugh Jackman, que lo interpreta con enorme convicción y seriedad, con lo que hace valer lo esencial de su discurso y defensa sobre las zonas privadas de un candidato que no deben estar expuestas a la opinión pública, y menos si le son sustraídas de un modo furtivo. Es decir, la película no juzga tanto la moralidad y la capacidad del político, como la actuación de la Prensa y los lobbys informativos (aunque no especifica si lo indecente del acoso sirve también para candidatos o presidentes republicanos, o sólo para los demócratas, como es el caso). No hay intriga, pues los hechos y su desenlace son conocidos, pero sí mucho interés en la composición del personaje, en sus ideas y en su moral, y en cómo el periodismo y la política se aturden y embarullan entre el color de la púrpura y el simple amarillo.