ES NOTICIA EN ABC
Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez Marchante

Crítica de «El árbol de la sangre»: Rebuscadas espirales de pasión

«Pedirle equilibrio, cordura, lógica, a los personajes de Medem es absurdo: son cuencos derramados, dolores vivos, pasiones abiertas…»

Escena de «El árbol de la sangre»
Escena de «El árbol de la sangre»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Julio Medem es un cineasta distinto y hay que verlo con otras gafas. Teje sus historias en espiral y sin el menor síntoma de vértigo a los precipicios dramáticos y caídas sentimentales en los que se enredan sus personajes, acciones y motivaciones. Y ese no miedo al vacío le hace, en ocasiones, precipitarse en él, pero también en ocasiones capturar briznas de pasión tan sedosas y poéticas que, sin las gafas adecuadas, hasta pueden resultar molestas, exageradas o impúdicas.

Lo que relata aquí podría ser, en otras manos, convencional, artificioso, falsote, pero no en las suyas: una historia de amores electrificados, relaciones tormentosas, pasado ponzoñoso y sexo volcánico, que se narra con una creativa estructura alrededor de un árbol (la sangre es genealogía) y de dos jóvenes reunidos allí como ventanas a los sucesos ocurridos a sus respectivas familias y enredados en una sola línea argumental. Ellos son los narradores y la historia, troceada, impregnada de fatalidad y tragedia, llena de rincones ocultos y de extremas revelaciones, es la película…

Pedirle equilibrio, cordura, lógica, a los personajes de Medem es absurdo: son cuencos derramados, dolores vivos, pasiones abiertas…, son almas de folletín resueltas por un formidable cuerpo actoral que la cámara de Medem y el gran trabajo de fotografía de Kiko de la Rica consiguen hacerlas comprensibles, a pesar de los «momentos Medem» (notable mezcla de osadía y pretenciosidad) y de que la intriga mafiosa carraspea y vive ahí como un convaleciente. Y como siempre en Medem, lo físico es media película, con Corberó, con Furriel, con Nimri, con la pizca de Ángela Molina.