ES NOTICIA EN ABC

Crítica de «Antes de la quema»: Muchas gracias, Cádiz

Esta comedia de Colomo nace ya santiguada y persignada, y con el mérito de que detrás del millón de inevitables risas se agazapa una historia de personajes perdedores y de sus profundos dramas

El actor Salva Reina en «Antes de la quema»
El actor Salva Reina en «Antes de la quema»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No encontrar la gracia en Cádiz es tan difícil como no encontrar una oración en la Biblia, con lo que esta comedia de Fernando Colomo, que transcurre allí y durante los Carnavales, nace ya santiguada y persignada, y con el mérito de que detrás del millón de inevitables risas se agazapa una historia de personajes perdedores y de sus profundos dramas.

El tono de chirigota no oculta la ruina personal y social de ese joven en paro, de su familia en las últimas y de su caída entre mafiosos y ventajistas… Con este hilo argumental, un director «comprometido» y plasta te endosa un ladrillo del que no te recuperas en semanas, pero Colomo lo distorsiona y colorea para que le quede una película en la que también se llora mucho, pero de risa.

El lugar de los hechos es el almacén donde se guarda toda la droga incautada por la Policía para ser quemada…, y el tiempo es, claro, antes de la quema. El «quiyo» protagonista y su exuberante amigo mafioso, El Tuti, forman una de esas parejas arrasadoras (los actores Salva Reina y Joaquín Núñez son de los que ponen tic-tac a un reloj solar), y junto a ellos ese revuelo de verbos y adjetivos que es Vicente Romero, o esa traviesa en medio de la vía que es Manuel Manquiña y todo el toque general alrededor, hacen de esta película de Colomo el lugar perfecto para salir de él con los abdominales más trabajados (por la juerga) que del gimnasio de Cristiano Ronaldo.