ES NOTICIA EN ABC

Luis García Berlanga, un mito del cine español

Es, posiblemente, el director de cine español más importante de todos los tiempos. Sus películas «Plácido» y «La Vaquilla» ya eran nominadas a los Oscar en 1961 y batían récords de taquilla impensables en los 80

Luis García Berlanga, un mito del cine español
Cartel de la película «Plácido» - abc
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Luis García Berlanga ingresó en 1947 en la primera promoción del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas, futura Escuela Oficial de Cinematografía, y se diplomó como director en 1950.

De sus primeros cortos destacan "Paseo por una guerra antigua" y "Tres cantos", ambos de 1948; "El circo" (1949) y "Se vende un tranvía" (1950), mientras que su debut en el largometraje fue con el film "Esa pareja feliz" (1951), codirigido con Juan Antonio Bardem.

El realizador, que también escribió guiones, debutó en solitario con su popular "¡Bienvenido, Mr. Marshall!" (1952), premiado en Cannes y con guión de Bardem, Berlanga y el dramaturgo Miguel Mihura, avales de lujo que nutrieron su cine con sátiras, farsas y humor negro, todo ello aderezado con una crítica esperpéntica sobre la realidad española de entonces.

En los años 50 rodó "Novio a la vista" (1953); "Calabuch" (1956) -Premio de la OCIC en Venecia-; y "Los jueves, milagro" (1957). Y abrió la década siguiente con dos de sus mejores aportaciones al cine español: "Plácido" (1961) y "El verdugo" (1963). La primera fue muy aplaudida por la crítica internacional y aspiró al Oscar de Hollywood como mejor película extranjera, mientras que "El Verdugo", con guión propio y de Rafael Azcona, tuvo también una excelente acogida y ganó en Venecia el Premio Humor Negro.

De su producción en los setenta cabe destacar "Tamaño natural" (1973) y su original denuncia de la corrupción del poder en "La escopeta nacional" (1977). En los ochenta, década en la que recibió el Premio Nacional de Cinematografía (1981) y la Medalla de Oro de Bellas Artes (1983), Berlanga volvió a representar de nuevo a España en los Oscar con "Patrimonio nacional" (1981), y estrenó "La vaquilla" (1985) y "Moros y cristianos" (1987).

En 1993 el largometraje "Todos a la cárcel" fue premiada con tres Goyas (película, director y sonido), y el propio Berlanga como mejor director para el Círculo de Escritores Cinematográficos.

"París-Tombuctú" (1999) cerró esta década con el Premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci) y un galardón del Festival Internacional de Mar de Plata. El realizador valenciano, miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1989, debutó en 1995 en la dirección escénica con la obra de Eduardo Escalante "Tres forasters de Madrid", estrenada en el madrileño Teatro Rialto.