ES NOTICIA EN ABC

Martín Sastre: «Con “Miss Tacuarembó” se cumplen mis sueños de niñez»

El director del filme salta de la video creación a la pantalla grande con esta historia basada en una novela de Dani Umpi

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nacido en Montevideo, cosecha de 1076, y afincado en España, el polifacético Martín Sastre –que en 2004 ya fue premio en ARCO para jóvenes artistas- salta de la video creación a la pantalla grande con un guión basado en la novela de Dani Umpi «Miss Tacuarembó». «La novela es muy distinta –aclara al empezar a hablar-. La leí hace 10 años y en ese tiempo uno cambia. Cuando me planteé la película, Umpi, con quien tengo total confianza, me dio total libertad para escribir el guión. Conocía al dedillo cada personaje y notaba que iban pidiendo cambios, porque la misma sociedad los había tenido, así que di rienda suelta a la historia hasta llegar a la niña que quería ser como sus heroínas del cine y la televisión». Cuando crece, a pesar de la adversidad, nunca da su brazo a torcer, porque sabe que, a pesar de todo, algún día el mundo la ovacionará como a la película «Flashdance» («Cuando dejas que tu sueño muera, mueres con él», frase del filme que marca a la chica) o la serie «Cristal».

El personaje de la novela trabaja en un supermercado de Tacuarembó, pequeña localidad del centro de Uruguay, mientras que en la película lo hace en un parque temático religioso argentino –donde hace una crítica de perfil bajo sobre el rigor católico. «No ha sido mi intención», aduce-. En ese entorno y con una protagonista ya adulta viviendo todavía la influencia cultural que pasó en los 80, verá cómo su vida cambia a través del reality show «Todo por un sueño», en el que nuestra Rossy de Palma ofrece un personaje caricaturesco como presentadora, con todos los excesos que suponen los programas de engañifa desatada.

«No es fácil pasar una novela al lenguaje cinematográfico cuando quieres hace, además, una comedia musical en la que aparezcan grandes estrellas, como Jeanette Rodríguez, Mirella Pascual o la misma Natalia Otero, la protagonista». La verdad, su verdad, «es que hablo de cómo uno vive o transforma su propia realidad, bien sea desde el punto de vista religioso, de la política o la familia. En el entorno que han sido criados estos personajes se les niegan cualquier tipo de salida a sus sueños. Le diré que para mí, que hice mi primer curso de cinematografía a los 8 años, la película describe a la perfección cuáles eran mis objetivos en la vida y se han cumplido. Está realizada con la mente de un adulto y el corazón de un niño».