Es Noticia

Stephen Frears: «El cine ya no es importante»

El director británico, que ayer participó en el Hay Festival de Segovia, cree que «el contenido de la televisión es mucho más interesante que el del cine»

Stephen Frears, en Segovia
Stephen Frears, en Segovia - Hay Festival
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

A pesar de que lleva ya más de 50 años detrás de las cámaras, Stephen Frears (Leicester, 1941) no se aburre del cine, aunque reconoce que le preocupa la deriva que está tomando en la actualidad. Y es que, si en los cincuenta se enamoró del séptimo arte gracias a cintas «que te enseñaban a vivir», ahora se lamenta de que las producciones solo buscan el entretenimiento del público. Ganador de más de 60 galardones a lo largo de su dilatadísima carrera, entre ellos dos Goya, el creador de cintas tan recordadas como «Alta fidelidad», «La reina» o «Philomena» participó ayer en el Hay Festival de Segovia, que hoy cierra sus puertas. ABC charla con el director británico sobre esas cinco décadas dedicadas en cuerpo y alma a la creación.

P - ¿Cómo nace su interés por el cine?

R - Si tuviera usted mi edad se daría cuenta de que el cine, a día de hoy, no es importante. Sin embargo, en los años cincuenta y los sesenta cobró muchísima importancia. Las películas de entonces te enseñaban a vivir, por eso comencé a sentir mucho interés por el cine. Después de terminar mis estudios universitarios, conocí a un director y me convertí en su aprendiz. Hasta entonces no se me había ocurrido dedicarme a esto.

P - ¿Por qué cree que el cine ya no tiene importancia?

R - Porque ahora es solo entretenimiento

P - ¿Y qué es lo que se ha perdido?

R - Durante poco tiempo, cuando era joven, las películas de los grandes directores, como las de Fellini, eran importantes. Sin embargo, una vez que el cine comenzó a pensar en sí mismo perdió la inocencia. Como he dicho antes, a día de hoy se habla de las películas como algo que es mero entretenimiento.

P - En sus películas cuenta historias muy humanas y creíbles con las que es fácil empatizar. ¿Por qué decidió realizar ese tipo de cine?

R - Porque la credibilidad es una cosa muy importante. Cuando realizas una película es fundamental lograr que el espectador se crea lo que está viendo.

P - Dos de sus personajes más conocidos han sido monarcas británicas, la Reina Victoria e Isabel II. ¿Qué le interesó de ellas para dedicarles una película a cada una?

R - Nada. La idea de grabar «La reina» surgió después de hacer una cinta sobre Tony Blair. Nos pidieron realizar una película sobre la muerte de la Princesa Diana y pensamos que sería interesante centrarla en la figura de Isabel II. Respecto a la película sobre la Reina Victoria, todo es culpa de Judi Dench (se ríe). Sinceramente, yo no siento ningún interés especial por las reinas. Pero Isabel II, al final, forma parte de tu psicología, si eres británico.

P - A lo largo de su carrera ha trabajado con actores de la talla de Helen Mirren, Meryl Streep o Hugh Grant. ¿Cuál es el que más le ha sorprendido?

R - Nadie en especial. Todos eran buenísimos. Quizá Daniel Day-Lewis o Hugh Grant, que es un actor enorme y muy valiente; pero todos hicieron un trabajo enorme.

P - Cuando selecciona a los actores para sus películas, ¿en qué se fija?

R - En la credibilidad y en que el actor sea brillante y encaje en el papel, que es algo clave.

P - Una parte importante de su trabajo, especialmente durante los últimos años, está ligado a la televisión. ¿Qué ventajas tiene este formato frente al cine?

R - En los últimos 30 años, el contenido de la televisión ha resultado ser mucho más interesante que el del cine. Ahora me están pidiendo que realice una película para la televisión sobre Steve Bannon, un proyecto que me resulta muy interesante. En el cine, sin embargo, nadie querría hacer una película sobre Steve Bannon.

P - Usted siempre se ha mostrado muy crítico con el Brexit. ¿Cómo cree que afectará a los artistas británicos?

R - El Brexit es una catástrofe. Algo ridículo. Reino Unido está secuestrado ahora mismo por un grupito de reaccionarios. Es cruel y nos va a hacer un daño increíble. Va a destruir empleos. Theresa May ha mentido como una bellaca sobre los efectos que tendrá.