ES NOTICIA EN ABC

Queridos David y Xavier

Creo que es la primera vez que escribo una carta a dúo... Qué bonito es evolucionar y hacer cosas nuevas, aunque sea a costa de películas como ésta que nos ocupa, «The eye», otro intento occidental de

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Creo que es la primera vez que escribo una carta a dúo... Qué bonito es evolucionar y hacer cosas nuevas, aunque sea a costa de películas como ésta que nos ocupa, «The eye», otro intento occidental de banalizar, reducir y castrar un clásico oriental para que el espectador medio se sienta menos violento. Ya se sabe que los muertos y espíritus carecen de cualquier principio básico de comportamiento social y -a veces- hasta resultan desagradables, presentándose en mitad de la noche y arrastrando los pies, o peor, las cadenas.

Tengo que deciros que acudí a vuestra convocatoria esperando ver un pobre y simplificado remake del original de los hermanos Pang, y que -lamentablemente- no me equivoqué. Lo de «película-de-terror-con-tía-buena» es un concepto altamente explotado (el único ejemplo remarcable que recuerdo en el subgénero es «Jennifer 8», con Uma Thurman, que era entre buena y muy buena) y encima la pobre Jessica Alba me transmite la misma tensión que un ramo de margaritas, así que no salí muy satisfecho querido par de dos.

Seguro que os encantan esas pausas en los diálogos que hace la ínclita Jessica, que a los neófitos sonaran a recurso dramático y a los veteranos a signo clásico de amnesia temporal, entre el tartamudeo vacilante y el olvido total. Vosotros no habéis repetido las tomas, las habéis dejado tal cual, porque al fin y al cabo no puedes decirle a la estrella: «Oye, que se te ha vuelto a olvidar la frase y ya estamos hasta el gorro de ti; repite y, por el amor de Dios, pon cara de miedo»...

No sufráis, os entiendo, entiendo que en casos como el vuestro el asiento-eyector está siempre a punto, y hay un tío gordo con barba y el dedo a pocos centímetros del botón de «expulsar» en caso de que se os ocurra desarrollar algún tipo de actitud o criterio independiente. Al fin y al cabo os han contratado para convertir una película de terror en un thriller sobrenatural (¡ay, la semántica!) y si pagan bien, eso es lo que van a tener: ¿Que quieres un thriller sobrenatural? Pues por supuesto. ¿Con Jessica Alba? Y tanto. ¿Que tiene que hacer de ciega espiritista cuando ya le cuesta hacer de Jessica Alba? Pues que haga de ciega espiritista y ya nos inventaremos algo sobre la marcha. ¿Dónde firmamos?

Si es que yo hubiera hecho lo mismo, amigos, es el poder del cheque. Del «no» al «sí» hay sólo un cero. Como próximo proyecto os recomiendo una versión de «Sonrisas y lagrimas», de Robert Wise, con Jessica Alba haciendo todos los papeles: el de Julie Andrews, el de Christopher Plummer, el de los niños, el de los nazis... Lo estoy viendo ya, la chica corriendo montaña abajo cantando a pleno pulmón, en una zona llena de barrancos... ¿Lo pilláis, chavales?