ES NOTICIA EN ABC

«El público siempre fue la medicina que Paul necesitaba»

ITZIAR REYERO |
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los compañeros de Paul Naschy en su última película, «La herencia Valdemar», -rodada hace un año y cuyo estreno será en enero- han expresado a ABC su profundo pesar por el fallecimiento del veterano actor, a quien califican como «un hombre extraordinario y un apasionado de su trabajo», y a quien agradecen el haber compartido con ellos «sus infinitas anécdotas» vividas a lo largo de toda su carrera.

El cineasta José Luis Alemán, director del filme, se mostró «sorprendido» por la noticia, ya que «aunque la esperábamos porque padecía un cáncer en su forma más grave desde hacía un año, se nos ha ido muy rápido». Alemán asegura que trabajar con él fue «una gozada» y admite que la cinta es, en realidad, «un homenaje» al actor, «el motor del cine fantástico clásico español». «Paul fue la incorporación más clara que teníamos para la película por ser ésta un filme de terror de corte clásico. Él es, sin duda, el mejor maquinista del cine fantástico español», afirma el director y guionista, quien recuerda que durante el rodaje «mandábamos el ensayo a paseo para que Paul nos contara todas sus anécdotas». El realizador cuenta que Naschy -que interpreta al mayordomo- «ya estaba muy malo cuando empezamos a rodar», si bien esto no influyó en su trabajo. «Lo único que pidió es que no quería subir muchos escalones, porque se fatigaba mucho. Pero al final, para que no tuviéramos que cambiar los planes del rodaje, lo hizo tantas veces como fueron necesarias», recuerda.

Escaso reconocimiento

Sobre su importancia en el género de terror, Alemán lamenta que su figura «no haya sido reconocida en España como se merece», algo que sí ha sucedido, en su opinión, en países como Alemania, Estados Unidos o Japón. «Quentin Tarantino siempre ha dicho que uno de sus proyectos pendientes es hacer una biografía sobre Paul. Incluso -reseña el director-, la Academia del Cine Americano dijo en su día que los únicos mitos del cine fantástico clásico fueron Christopher Lee y Paul Naschy».

José Luis Alemán, que compartió los últimos días del actor -quien falleció esta mañana en el hospital víctima de un grave cáncer- asegura que el «motor de su vida siempre fue su mujer, Elvira, y sus dos hijos extraordinarios», y añade que «su público fue siempre la medicina que necesitaba». Asimismo, desvela que tenía un estreno pendiente» porque iba a ser abuelo en febrero. «Tendrá una nieta, que se va a llamar Paula en su honor. Como actor fue único, pero como abuelo, estoy seguro, que iba a arrasar», afirma Alemán.

La actriz catalana Laia Marull, compañera de reparto de Paul Naschy en la película, recordó el «carácter abierto» del actor, de quien dijo «siempre estaba contando historias en el rodaje, pero no sólo del pasado, también del futuro».

«Paul tenía mucho planes, tenía escritos para rodar y dirigir, era un entusiasta de su trabajo, un trabajador neto», afirma. La última vez que Marull vio a su compañero de reparto fue en Sitges, donde el equipo presentó el tráiler de la película. «Él ya estaba muy enfermo -señala-, y los médicos le recomendaron no acudir... pero él quiso ir porque era consciente de que el público lo esperaba. Entonces subió al escenario e hizo un discurso precioso. Cuando terminó, nos dijo que el calor de su público era para él como la sangre para un vampiro. Paul era un hombre de cine».

En esa misma línea, José Luis Alemán asegura que Naschy fue «el alma del fetival». «Sin él, Sitges no sería Sitges. Así de importante es Paul Naschy para el cine fantástico», concluye.