ES NOTICIA EN ABC

Princesa sin sorpresas

«Encantada. La historia de Giselle»| (( | EE.UU. | 2007 | 107 minutos | Género-Infantil | Director-Kevin Lima | Actores-Amy Adams, Patrick Demsey, Susan Sarandon |JAVIER CORTIJOYa resuenan los

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Encantada. La historia de Giselle»

(( EE.UU. 2007 107 minutos Género-Infantil Director-Kevin Lima Actores-Amy Adams, Patrick Demsey, Susan Sarandon

JAVIER CORTIJO

Ya resuenan los timbales y cañonazos del zafarrancho navideño, y hoy dos de los pesos pesados desembarcan su artillería para golpear antes que nadie. Encima, con el ADN radicalmente opuesto, para que el pastel se reparta sin guerra de migas de pan en la mesa. Por un lado, la ultra-animación de «Beowulf» y, por otro, este entrañable retorno al 2D que, en realidad, se queda en un amago de los de irás y no volverás. Por algo el director de «Encantada» es Kevin Lima, uno de los cerebros de «La sirenita», cuyo estilo se desparrama por todo el metraje de esta película, no sólo en su esquina «cartoon» sino en su solomillo «de carne y hueso». De hecho, Amy Adams parece que se ha dejado la falda de escamas y el biquini de conchas en la taquilla antes de mutilar cortinajes para tejer sus vestidos principescos de la señorita Pepis. Amy Adams... ¿dónde hemos visto antes a esta moza? Efectivamente, como preñada disfuncional en la excelente e indie «Junebug», papel que le llenó el cesto de premios y laureles. Esto, y ver a Susan Sarandon como magnífica bruja casi cyberpunk (y mediocre dragona «kingkoniana» en sus ratos libres), son dos de las sugerentes sorpresas de este eficaz e inofensivo (por lo antiparódico que resulta, aunque lance alfileres «antimusicalistas») producto mazapanero que Disney ha elegido para lanzarse a la carrera taquillera invernal. Un giro «infantil» que contrasta con la alta costura «adulta» de su obra maestra veraniega: «Ratatouille» (con buen ojo, ya en DVD, así que todos contentos). Unos apropiadísimos Patrick Dempsey como viudo padrazo, James Marsden como príncipe «goofyniano» adicto al zapeo y Timothy Spall como escudero ratonero completan una simpática fabulilla a la que la mismísima Julie Andrews pone el lazo en off. La familia, esa gran y generosa institución...