ES NOTICIA EN ABC

Penélope Cruz optará de nuevo al Oscar

JAVIER CORTIJO |
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Más o menos, el par de titulares que se esperaban de esta jornada de nominaciones no han defraudado al respetable: empate técnico a 9 entre «Avatar» y «En tierra hostil» y tercera candidatura en cuatro años para Penélope Cruz. Y aunque quizá el gran olvidado haya sido Clint Eastwood y su «epic-rugby movie» «Invictus», tiremos de metáfora deportiva para concluir que entre estos dos palos se orientarán los ensayos periodísticos sobre los premios de aquí al 7 de marzo. Aunque el primer balonazo amelonado, para nuestro tejado: gran tanto marcado por Javier Recio García con su cortometraje animado «La dama y la muerte», y no menos puntería la demostrada por Juan José Campanella al colocar a la hispanoargentina «El secreto de sus ojos» (aunque la peruana «La teta asustada» también tiene sangre española) entre el quinteto de filmes extranjeros. ¿Posibilidades para que los nuestros hagan pleno? Escasas, la verdad: que la de Alcobendas encadene dos estatuillas seguidas es casi una utopía (la sombra de Mo`Nique es alargada y peluda), el cartoon sí que es territorio hostil para foráneos y, aunque Campanella sea un viejo conocido en Hollywood (en la pequeña pantalla más que la grande), combatir contra «La cinta blanca», tal vez la mejor película de los últimos años, se antoja misión imposible. Por cierto, que el filme de Haneke también ha tapado el acceso a otro español, Javier Aguirresarobe, que se merecía nominación y media por la impresionante fotografía de la también olvidada «La carretera». Mecachis.

Otra relativa sorpresa está en las ocho candidaturas de «Malditos bastardos», película que recuerda un poco al caso de Rodolfo Chikilicuatre: iba para broma entre amiguetes y, a lo tonto, se ha plantado en el olimpo del cotarro, con muñeco casi fijo para el secundario Christopher Waltz (lástima que a Woody Harrelson no le hayan considerado por «Bienvenido a Zombieland», je). Y es que Tarantino sí que es un tsunami. En cuanto a actores pricipales, sendos «out of the box» como «Crazy heart» y «Precious» pueden consagrar a Jeff Bridges y la sorprendente Gabourey Sidibe, que puede beneficiarse de que «lo de» Meryl Streep empieza a oler a chamusquina y que Sandra Bullock también opta a los Razzies a la peor actriz por «Loca obsesión» (con una bipolaridad a lo Halle Berry ya tuvo bastante la Academia). Y para los que vuelven a creer en los Globos de Oro como pista de los Oscar, que no se despisten: Robert Downey Jr., ganador por «Sherlock Holmes», ni ha olido nominación aquí, y «Resacón en Las Vegas», triunfadora en la categoría de comedia/musical, no ha entrado en la terna de los diez principales.

Dudas razonables

Hablando del top 10, cifra ausente en el escalón de mejor película desde 1944, una matización. Si en un principio su resurrección este año se debía a la estrategia de dar cabida a filmes comerciales y palomiteros tomando buena nota del ejemplo de «El caballero oscuro» la temporada pasada, ¿no ha quedado esta teoría desmontada por la omnipresencia de «Avatar», que sin duda también hubiese tenido hueco en un hipotético quinteto titular? ¿Por qué entonces invitar a las minoritarias «Un tipo serio» o «An education» a la zona VIP de la fiesta? ¿Y «Up»? ¿No quedamos en que el caso de «La bella y la bestia» no se repetiría con la invención de una categoría al mejor filme de animación? Anda que si ganase como mejor película y no como mejor «dibu»... En fin, que igual el año que viene hacen como con lo de la edad de jubilación: ni cinco ni diez, siete y todos contentos. Cosas más raras se han visto, y esto sigue siendo Hollywood.