ES NOTICIA EN ABC

Álex de la Iglesia: «Bigas Luna lo hará muy bien»

El cineasta presenta el rodaje de su próxima película, «La chispa de la vida», y aclara su rechazo a la ley Sinde y su renuncia a la presidencia de la Academia de Cine

Álex de la Iglesia, en una imagen de archivo - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Álex de la Iglesia ha asegurado hoy que está "a gusto" con la decisión de dejar la presidencia de la Academia de Cine por su desacuerdo con la ley Sinde y que ahora está "disfrutando de ser director de cine", que es lo que fundamenta su vida.

En unas declaraciones a un reducido grupo de periodistas en un descanso del rodaje de su próxima película, "La chispa de la vida", De la Iglesia se ha mostrado rotundo al afirmar: "Todo este proceso lo he vivido con entereza y estoy a gusto con la decisión que he tomado". Una decisión que le costó roces con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, pese a la buena relación que mostraron al aparecer juntos en la ceremonia de entrega de los Goya."No estábamos en nuestro mejor momento", reconoció hoy De la Iglesia.

Su rechazo a la ley Sinde

Aunque no deja de ironizar al considerar que todo lo vivido en las últimas semanas ha sido "algo absolutamente esencial" para su formación, ya que hay mucho material dramático en la historia. En cuanto a la reacción del mundo del cine, al director no le ha sorprendido que fuera tan conservadora. "Yo antes también era así, pero después de haber trabajado he cambiado de opinión", ha afirmado De la Iglesia antes de agregar: "En este país no se aceptan bien los cambios de opinión".

Y respecto a su criticado uso de Twitter -donde anunció su dimisión como presidente de la Academia- ha explicado que es internauta y miembro de esa red social "desde hace mucho tiempo". Pero su intención al utilizar estas nuevas herramientas tecnológicas era una manera de relacionarse con gente que no conocía. Sobre su sucesor, se ha limitado a señalar que cree que el director Bigas Luna -hasta ahora el único que ha anunciado públicamente su candidatura- "lo hará muy bien"

Los detalles de la película

Con respecto a su nueva película, "La chispa de la vida", en la que cuenta con Salma Hayek y José Mota, el aún presidente de la Academia de Cine ha asegurado que el Teatro Romano de Cartagena, en el que está rodada gran parte de la misma, es "un personaje más" y reconocer que su inclusión en la trama "ha supuesto la readaptación definitiva" del guión original. Los actores principales son Hayek y el cómico español, y alrededor de ellos se mueven Nerea Camacho, Manuel Tallafé, Juan Luis Galiardo, Blanca Portillo y Eduardo Casanova, entre otros.

De la Iglesia indicó que el rodaje concluirá dentro de tres semanas, todas ellas de actividad en Cartagena, y el productor del largometraje, Andrés Vicente Gómez, anunció que el estreno tendrá lugar en octubre, que y que la película será presentada previamente en algún festival de los de inicios de otoño.

Según explicaron De la Iglesia, Mota y Hayek, la película presenta a Roberto, un hombre en paro que lo está perdiendo todo y que regresa al lugar en el que fue más feliz, el hotel en el que pasó la luna de miel con su mujer. Pero cuando llega, el establecimiento ha sido demolido y transformado en el Museo del Teatro Romano de Cartagena. "No hemos ocultado que se trata, efectivamente, de un monumento real ubicado aquí", indicó De la Iglesia.

"Es una tragedia en tres actos en 24 horas, en torno a un hombre que lo pierde todo", indicó el director. Mota reconoció el carácter de "denuncia social" que tiene su personaje, dado que se trata de un parado y Hayek ensalzó su intervención como "una mujer que es esposa y madre, como tantas otras que son héroes ocultos, pero que son pilares de sus familias y motores de su existencia". Entre las sorpresas del largometraje está también la intervención episódica de Willy Toledo, que se interpreta a si mismo, "en el momento más cómico de la película", según De la Iglesia, quien reconoció que su cine vive de esa mezcla de tragedia con esperpento.

"De ahí también la mezcla de un actor cómico como Mota, haciendo tragedia, con una actriz con la belleza y la fuerza suficiente para sustentar la historia, como es Salma", indicó el director. Otro aspecto de la historia es el reflejo que da de la actividad de los medios de comunicación, "que es excesivo, parcial y sesgado", reconoció, si bien Salma Hayek indicó con sorna que "una profesión tan acostumbrada a criticar bien puede soportar alguna crítica".