ES NOTICIA EN ABC

Elsa Pataky: «Amo la adrenalina»

La actriz española presenta en Madrid la quinta entrega de «Fast & Furious», película de acción creada por Vin Diesel

Elsa Pataky, hoy en Madrid - DE SAN BERNARDO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Envuelta en un sugerente caramelo, vestida de tentación rubia, Elsa Pataky se ha forjado una piel de roca entre polis buenos y malos en la película «Fast & Furious 5», la espectacular saga de acción y adrenalina creada por Vin Diesel, que este viernes se estrena en toda España. De la inocente y tierna Ninette que conquistara a un señor de Murcia en París, y que Elsa encarnó bajo la dirección de José Luis Garci [el director madrileño la definía así: «Ha nacido una estrella: Elsa Pataky; ella es muy buena actriz. Pero tiene un problema: es guapa, muy atractiva. Y es que a las guapas se las juzga con más severidad que a las chicas, digamos, más normales]», pasa ahora a la acción en una electrizante superproducción norteamericana donde ella interpreta a una policía honesta, Elena, la única no corrupta de un enjambre dominado por un mafioso en Río de Janeiro [Joaquin de Almeida, al que un gran crítico le acaba de bautizar como el «Figo del cine»].

Clases particulares de los Swat

Para dar vida a esa policía honesta, Elsa Pataky recibió clases particulares por parte de los Swat (unos cuerpos de élite, a modo de Los Hombres de Harrelson, aquella mítica serie de los ochenta en riguroso blanco y negro), policías que le enseñaron a «soportar un arma, correr con ella, cómo disparar desde un coche, cómo salvar a alguien en un edificio acorralado, todo tipo de estrategias con las que adiestran a los policías para que nos familiaricemos con la vida de un policía de Brasil; ese es el entrenamiento físico como personaje, luego ya lo otro es más personal», explicaba la actriz durante la presentación de la película en Madrid.

El personaje que interpreta Elsa Pataky en «Fast & Furious 5» -Elena, una agente de policía brasileña, que ingresó en el cuerpo para honrar la memoria de su esposo, también policía, asesinado- le atrajo desde el primer momento: «Ella es una mujer muy fuerte, que lucha por lo que quiere, no se rinde, que pasa a formar parte de un mundo de hombres en donde tiene que demostrar que vale tanto como ellos, y todo esto encima lo hace por amor: mataron a su marido, que era un policía de la parte de los no corruptos. Ella se mete en este mundo por él. Todo ello conforma un personaje muy interesante a la hora de interpretar. Ella es una mujer inteligente, que investiga, que busca el por qué de las cosas».

Elsa Pataky está entre dos fuegos: polis buenos y malos, y conecta con el corazón de un chico traviesillo -Vin Diesel- que le salva la vida: «El instinto de salvar a alguien no es un instinto criminal. Ella arriesga su propio trabajo y esfuerzo por esa persona, y demuestra que confía en él».

Entre la realidad y la fantasía

¿Retrata la película el trasfondo de la corrupción policial en países como Brasil? Elsa/Elena cree que sí: «Conocí a una policía de verdad, como en la que está inspirado mi papel, una mujer muy atractiva, rubia, que es capitana, que lleva las favelas y me contaba lo difícil que es trabajar allí, donde la corrupción entre la policía está viva. Es un tema muy delicado, pero que lleva muchos años instalado en esa cultura. Y allí están los policías buenos y los policías malos. Y nos preguntaban que es una imagen un poco superficial sin saber cuál es el verdadero problema, el de las drogas. Si partiésemos de ahí no habría ese problema. Pero existe, y no solo allí, sino en todos los lados y países. Y en todas las películas siempre ha habido el poli bueno y el poli malo, porque tiene que haber un conflicto y una historia. Se juega un poco entre la realidad y la fantasía».

Elsa Pataky expresa su admiración por el «duro» trabajo de sus antecesores en el cine de Hollywood, Antonio Banderas, Javier Bardem y Penélope Cruz: «Me quito el sombrero. La lucha es constante y donde han llegado ellos no es nada fácil estar. Con su maravilloso trabajo no solo han dejado muy alto el listón, sino que la imagen que nos precede (a los actores que llegan a Hollywood) nos abre las puertas y hace que nos den oportunidades». ¿Triunfar en los Oscar? «Ni lo pienso», confiesa.

Enfundada en su vestido caramelo de cuero viejo con troquelados en beige y alzada en unos tacones a los que daba vértigo asomarse, Elsa desveló entre risas que, por la noche, compite con su marido, Chris Hemsworth, protagonista de «Thor», para ver quién de los dos ha hecho más entrevistas durante el día, película que también se estrena este viernes. Una especie de Madrid-Barça/Mourinho-Guardiola, en versión Elsa/Chris.

«Es muy curioso -dice- pero es que nunca ha pasado que una pareja estrene cada uno el mismo día una película supertaquillera», aunque ella apuesta por la suya. «Y más aquí, en España», donde asegura que extraña trabajar porque hacerlo en Hollywood es «mucho más frío». En «Fast & Furious 5», los protagonistas originales de la saga «A todo gas», el expolicía Brian O'Conner (Paul Walker), su novia Mia Toretto (Jordana Brewster) y su cuñado, el ex convicto Dom Toretto (Vin Diesel) -intrépidos pilotos de carreras clandestinas-, se esconden en la zona oscura de Río de Janeiro. Allí deciden realizar un último trabajo para ganar su libertad: «Desplumar» a Reyes (Joaquim de Almeida), un corrupto hombre de negocios que maneja los negocios en las favelas. El agente Luke Hobbs (Dwayne Johnson) llega a Río y elige a Elena (Elsa Pataky) como su traductora. ¿Por qué?, le pregunta un jefecillo corrupto de la policía brasileña». «Por su sonrisa», espeta Dwayne «The Rock». Luego, cara a cara, le confesaría a Elena/Elsa que la ha elegido a ella porque él sabía que era la única policía no corrupta de Río, amén de por su maravillosa sonrisa.

Amante de la acción

Ambos buscan a los huidos en el campo de batalla de las calles brasileñas donde los federales, los hombres de Reyes y el equipo montado por Dom para dar el golpe se confunden entre interminables e intrépidas persecuciones en coche. La amistad subyace como último eslabón de la película de acción. Elsa Pataky concluye: «Siempre me ha gustado la acción. Soñaba con protagonizar en propia carne las escenas de persecución, pero solo me dejaron conducir un todoterreno durante unos metros, los productores no querían arriesgarse a que sufriéramos alguna herida. Tengo moto, y amo la acción, me encanta la adrenalina».

Por otra parte, Vin Diesel, compañero de reparto de Elsa, afirma que esta quinta parte de «Fast & Furious» tiene vocación de continuación de las anteriores de «A todo gas»: «Quería que la audiencia reconociera a los personajes, pero que no la sintiera como algo obvio». De hecho, la única que falta -aunque no del todo, porque hay sorpresa al final- es Michelle Rodríguez («Letty», la novia de Dom) fallecida en la previa «Fast and Furious: Aún más rápido» (2009).

«Con Elsa he sentido la misma química que noté hace diez años con Michelle. Ella tiene la belleza, incluso la inocencia y la sensibilidad necesaria para que el público empatizara con ella -ha dicho Diesel- pero en el cine también hace falta química».