Es Noticia

Muere Jeanne Moreau a los 89 años

La actriz francesa interpretó películas tan conocidas como «La notte», de Michelangelo Antonioni, o «Jules et Jim», de François Truffaut

La actriz francesa Jeanne Moreau ha fallecido hoy a los 89 años
La actriz francesa Jeanne Moreau ha fallecido hoy a los 89 años
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz y directora de cine francesa Jeanne Moreau ha muerto este lunes a los 89 años de edad en su casa de París, según ha informado AFP. La intérprete, con más de seis décadas de carrera a sus espaldas, con su rostro marcado por unas profundas ojeras y su voz grave, fue una de las caras más conocidas del cine de los años 60, cuando protagonizó películas como «La notte» (Michelangelo Antonioni, 1961), junto al italiano Marcello Mastroianni, o «Jules et Jim» (François Truffat, 1962), el retrato de una relación triangular en el que, en una de las escenas, cantó «Le Tourbillon de la Vie», legando uno de esos momentos míticos para la memoria cinéfila.

«Generosidad, ardor, complicidad, comprensión de la fragilidad humana, todo eso puede leerse en la pantalla cuando Jeanne Moreau actúa», decía de ella, en 1981, el director de cine François Truffaut. Y añadía: «La mujer es apasionada, la actriz es apasionante. Cada vez que la imagino en la distancia, no la veo leyendo un periódico sino un libro, porque Jeanne Moreau no hace pensar en el flirteo, sino en el amor». La mujer capaz de despertar ese afecto había nacido en París en 1928, hija del dueño de un restaurante y de una bailarina: «Soy una niña del siglo XIX», explicó, en una ocasión, sobre su educación. Una parte de su infancia transcurrió en Vichy, localidad del sur de Francia destinada a convertirse en sede del gobierno colaboracionista con el ocupante alemán del general Pétain. El retorno de su familia a la capital tuvo lugar en 1938, tras problemas económicos. Terminada la Segunda Guerra Mundial, la joven Jeanne comenzó a formarse en el teatro, llegando a trabajar en la Comédie-Française a partir de 1948. Su relación con el cine se inició al final de esa década y se consolidó en la siguiente, cuando apareció en una veintena de filmes y protagonizó la polémica «Les amants» (Louis Malle, 1958), donde, anécdota, participó José Luis de Vilallonga. En su biografía sobre la intérprete, describe Jean-Claude Moireau: «En todas estas películas, la imagen que guardamos de Moreau es finalmente la de un rostro muy triste».

«En el interior de mis veinte años en el cine, la grabación de "Jules et Jim", gracias a Jeanne Moreau, permaenece como un recuerdo luminoso, el más luminoso», explicaba Truffaut. La película, basada en una novela de Henri-Pierre Roché, fue una de las joyas legadas por el director francés y una de los papeles más recordados de la actriz; ambos se conocieron en el Festival de Cannes de 1958; allí, Truffaut propuso a Moreau el papel protagonista en el filme. En él, interpretó a una mujer caprichosa, convertida en uno de los vértices de una relación triangular con un final trágico y coherente. «François me dio "Jules et Jim" para leerlo y nos reuníamos para debatirlo. (...) Normalmente, cuando la gente empieza a conocerse, intercambian muchos recuerdos. Para nosotros fueron silencios, intercambiamos muchos silencios. Afortunadamente, estaba la correspondencia; pronto empezamos a hablar mucho por carta». El año siguiente, en 1962, trabajó, junto a Marcello Mastroianni, en «La notte», de Michelangelo Antonioni, con los desesperantes planos de la ciudad de Milán de fondo.

Pero Moreau no solo fue una actriz, sino también una mujer de carácter. Así lo demostró cuando firmó el «Manifiesto de las 343» en 1971, documento publicado en la revista «Le Nouvel Observateur» en apoyo a la despenalización del aborto; la misma causa por la que luego se batiría, luchando por legalizarlo, la política Simone Veil, desaparecida hace pocos semanas. O cuando, durante una entrevista en la televisión francesa, pidió ser llamada «señorita Moreau», y no «señora Moreau». «Usted dice que esa era su madre», le señaló el presentador. «Sí —contestó ella—, yo no me he casado con mi padre».

Francia ha perdido, hoy, a uno de sus iconos más queridos.