ES NOTICIA EN ABC

Muere a los 91 años Robert Wise, uno de los grandes directores del cine musical

La esposa de Robert Wise, que iba a participar hoy en la gala inaugural, conoció la noticia de su fallecimiento nada más llegar anoche a San Sebastián

ABC/
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Las lágrimas poblaron ayer el Festival de San Sebastián por el fallecimiento de Robert Wise, un director que fue jurado en 1994 y que mantenía una muy buena relación con el certamen. Desde hace años el Festival planeaba dedicarle un homenaje y una retrospectiva a toda su obra, que este año por fin se había programado. Se invitó a Wise y a su esposa. El cineasta deseaba regresar a San Sebastián, pero su delicado estado de salud se lo impidió. Su esposa iba a subir hoy al escenario en nombre de su marido, pero anoche, al llegar a San Sebastián, conoció la noticia de su fallecimiento. De inmediato regresó a Estados Unidos.

Robert Wise, director, productor y editor de cine, nació el 10 de septiembre de 1914 en Winchester, Indiana y era el pequeño de tres hermanos. Estudió Periodismo en la Universidad Franklin en Indiana y aunque le hubiera gustado ejercer como periodista, debido a problemas económicos se vio obligado a ejercer otros empleos y gracias a su hermano consiguió un puesto en la RKO llevando paquetes (1931). Después fue montador de efectos de sonido, ayudante de montaje y en 1936 fue nombrado montador jefe de RKO.

Antes de cumplir los 20 años comenzó a colaborar en películas como editor y montador: «Mamá a la fuerza» (1939), «Mi mujer favorita» (1939), entre otras. Trabajó como editor en «Ciudadano Kane» (1940) y «El cuarto mandamiento» (1942), ambas dirigidas por Orson Welles. En 1943 sustituyó a Gunther Von Fritsch, despedido en pleno rodaje de «The curse of the cat people». Gracias al éxito conseguido se convirtió en el director oficial de la productora RKO. Algunas de sus primeras películas como realizador fueron «Mademoiselle Fifi» (1944), «The body snatcher» (1945), «A game of death» (1946), «Born to kill» (1947), «Blood on the moon» (1948) y «The set-up» («Nadie puede vencernos»), con la que consiguió el Premio de la Crítica en el Festival de Cannes (1949).

Entonces llegó «West Side Story» en 1961, su gran obra inspirada en el montaje teatral de Jerome Robbins, quién se hizo cargo de los números musicales de la película. Después de la grabación del filme de terror «The Haunting» (1963) se convirtió en productor independiente para la Fox y firmó un nuevo musical, «Sonrisas y lágrimas» (1965), con los actores Julie Andrews y Christopher Plummer. Con esta obra superó el récord de taquilla que ostentaba «Lo que el viento se llevó». Con sus dos grandes musicales logró sendos Oscar al mejor director.

En 1966 rodó una película de temática bélica, «El Yang Tsé en llamas», y en los setenta dirigió historias de ciencia ficción como «La amenaza de Andrómeda» y «Star Trek, la conquista del espacio».

Su primera visita a España se produjo en 1977 con motivo de la presentación de «Las dos vidas de Audrey Rose», película protagonizada por Anthony Hopkins. En 1994 retornó a nuestro país para ser jurado del Festival de San Sebastián. En 1989 dirigió su última película «Rooftops» («Tejados»), de nuevo un musical, y en 2000 firmó su último trabajo, un telefilme titulado «A storm in summer». En su haber como director contaba con cerca de 40 filmes, en los que abordó todos los géneros: drama, biografía, suspense, musicales y grandes espectáculos.