ES NOTICIA EN ABC

Michael Clarke Duncan, de stripper a hacer carrera en Hollywood

El actor, que ha fallecido a los 54 años, dedicó gran parte de su vida a ejercer de guardaespaldas de los famosos. Incluso hizo shows para poder ganarse el pan

Michael Clarke Duncan a su llegada para la entrega de los premios Black Entertainment - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El actor fallecido este martes a los 54 años Michael Clarke Duncan, conocido por todos por su papel en «La Milla Verde», dedicó su vida a profesiones secundarias con la esperanza de poder convertirse algún día en actor de Hollywood.

Duncan nació en Chicago y vivió junto a su madre y su hermana los años más duros de su vida después de que su padre les abandonara, una infancia marcada por este acontecimiento que terminó mostrantole al actor el camino. Un camino o una huída, según se mire, que llevó a Duncan a Hollywood.

Pero antes tuvo que hacer enormes sacrificios para mantener a su familia. Dejó su curso de comunicación en Alcorn State University para trabajar y poder ayudar a su madre enferma. Se dedicó a excavar zanjas para una compañía de gas y fue encargado de la seguridad en diferentes clubes de Chicago.

Finalmente decidió huir de todo lo aquello y distraerse en Los Ángeles, en donde su portentoso físico (casi dos metros de alto y 145 kg de peso) le ayudó a seguir trabajando de agente de seguridad en locales nocturnos. Terminó reconociendo que para poder pagar las facturas tuvo que hacer también de stripper con el sobrenombre de Black Cesar.

Y así, trabajando como agente de seguridad e intentando meterse en el pomposo mundillo «hollywoodiense», logró que algunos de sus muchos clientes, como Will Smith, para el cual estuvo trabajando como guardaespaldas, le consiguieran algún que otro papel secundario que ayudase a encumbrar su carrera.

Quizás el papel que todos recordaremos de él sea el que interpretó como John Coffey en «La Milla Verde», y quizás sea porque su personalidad infantil en la película contrastaba con su voluminoso físico. Y es que de igual manera que Coffey, ese niño grande, se ve olvidado por la sociedad que termina dándole la espalda, hubo otro niño de los barrios marginales de Chicago al que su padre abandonó cuando aún era demasiado joven para hacerse cargo de cuidar a su familia.