ES NOTICIA EN ABC

Meryl Streep da una lección de cocina en el Festival de Roma

Meryl Streep, durante el pase gráfico de «Julie & Julia» / EFE
Meryl Streep, durante el pase gráfico de «Julie & Julia» / EFE
EFE | ROMA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz estadounidense Meryl Streep presentó hoy fuera de concurso en el IV Festival Internacional de Cine de Roma el filme «Julie & Julia», toda una lección de buena interpretación y de cocina francesa con la que la veterana intérprete logra seducir al espectador.

La película, una de las últimas cintas presentadas en un certamen que concluye mañana con la entrega de premios, llega a la capital italiana en un momento en el que el Festival de Roma ha reconocido la trayectoria de Streep con el galardón Marco Aurelio de Oro a toda una carrera, que le será entregado en la ceremonia de clausura.

«Julie & Julia», ya estrenada en Estados Unidos con un gran éxito, intenta seducir ahora al público europeo con una trama basada en dos historias reales, la de dos mujeres de dos épocas distintas, apasionadas por la cocina y que deciden dedicar gran parte de sus esfuerzos a transmitir su sabiduría culinaria.

«Todo lo que nos hace feliz de verdad es muy sencillo: amor, sexo y comida. Todo lo demás: poder, influencia, fuerza... Todas esas cosas pueden desvirtuar lo que es importante en la vida. Lo que yace en este filme es la idea de que, mientras tengas comida y cobijo, todo lo demás no importa», comentó este jueves la actriz durante la rueda de prensa de presentación del filme.

Un homenaje a su madre

Streep, ganadora de dos Oscar, da vida a Julia Child, un ama de casa estadounidense que se hizo muy popular en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial por un libro de recetas y un programa de televisión.

«Lo que intentaba hacer con este personaje era un homenaje a mi madre, porque mi madre era una mujer de ese tiempo. Tenía la misma alegría de vivir y hacía lo mismo que Julia Child: comunicaba su entusiasmo con alegría», comentó Streep.

«Siempre quise ser más como mi madre de lo que soy en realidad. Este filme fue una oportunidad para mí de ser una persona que realmente existió y de poder iluminar una persona que he admirado y amado profundamente. Fue una gran oportunidad de ser este tipo de mujer que elige ver la vida desde su lado positivo», añadió.

Y es que «Julie & Julia», dirigida por Nora Ephron, no sólo transmite una lección de cocina y de buena interpretación por parte de la estadounidense, sino también aporta una buena dosis de optimismo a través de un personaje, el que interpreta Streep, que no deja de reír en toda la cinta, contagiando al espectador.

Ese mismo optimismo ante la vida y ante lo bueno y lo malo de su profesión fue el que la actriz, espléndida a sus 60 años, transmitió ante los periodistas.

«Tengo 60 años. Soy muy afortunada. En el negocio creo que hay carreras y carreras. Algunas personas resulta que entran en una epidemia de glamour y belleza. Yo nunca centré mi mente en ese sentido. Centré mi mirada en ser una actriz para poder ser uno u otro personaje», dijo la estadounidense.

«El negocio ha cambiado mucho desde que empecé en los años 70. Las actrices jóvenes piensan que tienen que tener una figura perfecta. Y tienen un diferente concepto de ser actrices del que yo tenía cuando empecé. Tienen que ser delgadas y bellas y creo que todos esos condicionantes te pueden hacer olvidar lo importante de ser actriz», agregó.

La estadounidense reconoce que gran parte del éxito de la receta de su vida, en la que combina su faceta como madre y esposa con la de actriz, tiene mucho que ver con sus 31 años de matrimonio.

Ese éxito radica también en no dejarse llevar por las felicitaciones y seguir buscando el modo de mejorar: «No me afectan en mi vida diaria todos esos halagos -apuntó-. Para mí son los asuntos humanos lo que más me interesan. Busco descubrir lo que no es perfecto. Estoy en una búsqueda constante».

Streep confesó que su apetito por seguir haciendo cine y tener nuevos papeles no ha disminuido con los años y comentó que le encantaría poder trabajar a las órdenes de su compatriota Martin Scorsese y dirigir algún día una película. «Algunos directores con los que he trabajado dirían que ya he dirigido, o al menos que lo he intentado, porque doy demasiadas opiniones sobre las cosas y no sólo sobre actuar», sentenció.