ES NOTICIA EN ABC
estreno

El Kubrick primerizo regresará 60 años después

Se restaura la primera película del cineasta, «Fear and desire», de la que siempre renegó al parecerle la obra de «un aficionado»

El Kubrick primerizo regresará 60 años después
Un sonriente Stanley Kubrick durante el rodaje del filme - abc
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque la filmografía de Stanley Kubrick fue escuela y selecta (a pesar de la cantidad de proyectos que se le quedaron en el tintero, como su legendaria «Napoleón»), hay una película de la que el genio siempre renegó: precisamente la primera, «Fear and desire», un filme de apenas 70 minutos de duración y 15.000 euros de presupuesto (aportados en su mayoría por su tío, de profesión farmaceútico) con un argumento en clave naturalista centrado en la peripecia de un grupo de soldados que, surcando un río, se encuentran con una misteriosa y tentadora muchacha.

Kubrick, que se tomó este trabajo como una transición al cine desde su primera vocación como fotógrafo (de hecho, acaparó funciones de director, productor, diseñador, guionista y director de fotografía), siempre lo consideró como un filme «de aficionado» (apenas tenía 25 años cuando lo rodó) y quitó de la circulación todas las copias existentes, menos un par de ellas que reposaban en el Museo George Eastman House de Nueva York, y los negativos originales encontrados en un laboratorio de Puerto Rico.

Dichos negativos han sido restaurados por un equipo encabezado por el productor Craig Keller, y el resultado será lanzado en DVD en 2013: «El Kubrick que conocemos está presente, aún de forma incipiente, en esta película. Los millones de fans del director es probable que se encuentren con una primera pieza impresionante, pues Kubrick logra una perfección tan implacable como su visión de la composición», ha declarado Keller. Estrenada de forma marginal en Estados Unidos (en programa doble con «El bruto», de Buñuel), «Fear and desire» volverá a la vida 60 años después, aunque al director de «La naranja mecánica» no le hubiese hecho mucha gracia. De todas formas, un poco de Kubrick siempre es mucho.