ES NOTICIA EN ABC

Kathleen Turner seducirá a Broadway con «El graduado»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

NUEVA YORK. Kathleen Turner aún matiene la mirada y la voz penetrante que la hizo famosa en el mundo entero durante la decada de los años ochenta. Ahora, la actriz pone toda su carga erótica y sensual al servicio de la versión teatral del clásico del cine «The Graduate» («El graduado»). Quizás es su aspecto de «femme fatale» lo que la hace perfecta para el papel de la Señora Robinson, una mujer en los cuarenta, que seduce a un joven graduado, quien más tarde se enamora de su hija. La obra teatral, que fue estrenada en marzo de 2000 en Londres, con un rotundo éxito de taquilla, será presentada en los escenarios de Broadway, en Nueva York, a partir del próximo 4 de abril, según informa Efe.

Alicia Silverstone, conocida por sus papeles en películas como «Clueless» y «Batman», interpreta a Elaine, la ingenua hija de Turner que se enamora de Benjamin sin saber que éste es el objeto de los placeres sexuales de su madre. El papel de Benjamin -que lanzó a la fama a Dustin Hoffman en el cine- está encarnado por Jason Biggs.

Tanto para Turner como para Silverstone, esta obra representa un giro radical en sus carreras artísticas y una oportunidad para demostrarle que son capaces de mucho más que actuar frente a las cámaras.

Las apariencias han sido desde siempre una de las principales preocupaciones de la sociedad en Hollywood. Sin embargo, a los 47 años, Turner se siente más atractiva que nunca. Durante unos 20 segundos en la obra, la actriz deja caer la toalla que la cubre para mostrar su escultural figura completamente desnuda frente al público. Según la actriz, el desnudo es una parte esencial de la trama, pero asimismo parece ser su forma de decir: aquí estoy. «Algo que no es apreciado en nuestra sociedad es el hecho de que una mujer de más de cuarenta años es todavía atractiva y sexualmente poderosa», afirmó Turner. Por su parte, Silverstone, de 25 años, afirmó que su crecimiento profesional fue lo que la llevó a aceptar el papel de Elaine. «Por momentos, no estoy segura de por qué soy una actriz y este tipo de trabajo me aclara las dudas», afirmó.

Turner no siente este tipo de inseguridades. «Me encanta actuar, no tengo ninguna duda al respecto», subrayó Turner, quien tras los atentados del 11 de septiembre trabajó como voluntaria en los hospitales de Nueva York sirviendo comida a los heridos.