ES NOTICIA EN ABC

Una jornada particular, la prensa aplaude nuestro cine

EFE  Javier Cámara y Carmen Machi, abrazados ayer en Málaga
EFE Javier Cámara y Carmen Machi, abrazados ayer en Málaga
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lo de la jornada particular no viene dado porque las dos películas a competición de ayer tengan nada que ver con el filme de Ettore Scola, sólo fueron las primeras palabras que vinieron a mi mente al salir del segundo de los visionados. Dicho esto, no resulta reiterativo añadir que es una sorpresa que dos cintas nacidas en el Festival de Málaga -o en cualquier otro que se precie de serlo- hayan gustado con el aplauso de la prensa incluido sin que compartan género, ni nada de nada. Aunque, para ser exactos, sí comparten algo en común: los personajes que las pueblan son de esos que a los actores se les presentan en pocas ocasiones. Disfrutan y hacen disfrutar.

«Que se mueran los feos», de Nacho G. Velilla («Fuera de carta»), con un espectacular Javier Cámara, Carmen Machi y Juan Diego, entre otros, es una sátira sobre la obsesión por la estética. La película se vuelca sobre el espectador con un brío del que no vale el desmarcarse; te agarra hasta demostrar lo que es un reparto coral de primera haciendo comedia.

«Planes para mañana», de la debutante Juana Macías, se adentra en un drama que tocará muchos tipos de piel. Otra cara del «espectáculo»: la vida misma y cómo intentar que no acabe con uno o una, en este caso. Un reto solventado por la directora y un placer comprobar que Goya Toledo es una enorme actriz dramática, sin desestimar al resto de los actores del filme.

Javier Cámara es el alma de la película de Velilla: feo y tapándose la calva con una cortinilla de pelo -con raya lindando la oreja-; no encuentra el amor ni a la de tres, padece una cojera, «vamos que aquí el que es feo lo es de verdad, aunque feliz. Es como una comedia de los sesenta, con personajes que asimilan sus virtudes y sus defectos». Juan Diego interpreta para Nacho Velilla el único personaje al que no le importa el físico, es el mayor de todos y se ha convertido en alguien tragicómico «que me enternece. Es el cronicón de la familia y del pueblo».

Humor en tiempos de crisis

El actor defiende el género de comedia en los momentos actuales de crisis, porque, según dice, «el humor es lo único que nos salva de no suicidarnos, y ahora tenemos que reírnos un poquito, porque de lo contrario nos vamos a ir con la hipoteca colgada del ataúd. Me hace feliz que por fin nuestro cine consiga hacer películas sin complejos y contar cómo somos, del pueblo a la gran ciudad, de la droga a lo místico. Películas de toda condición».

Carmen Machi también se atreve con todo: «Prefiero que no me identifiquen con ningún registro. No hay una frontera entre el drama y la comedia. De hecho, me gusta la comedia desde el drama».

Juana Macías se puso detrás de la cámara para su ópera prima con los arrestos de alguien que tiene ganas de contar muchas cosas. «Planes para mañana» desglosa el entramado de cuatro mujeres a las que en un día sus vidas cambian para siempre, de manera radical. Es una exposición de los problemas a los que las mujeres de hoy se enfrentan. Carmen Elías, Goya Toledo, Ana Labordeta y Aura Garrido son ellas y sus consecuencias nada estereotipadas.

Una gran soledad

Goya, por ejemplo, habla de la soledad que se percibe en cada uno de los personajes, hombre o mujer. «Creo que es muy real, tan real como la que hay en la sociedad. Mi papel es el de una mujer que ha tenido un accidente y está embarazada. El hombre con el que vive no desea a ese hijo, mientras los médicos me aconsejan que si aborto es posible que no pueda tener otra oportunidad, pero tiene la opción de empezar sola desde cero. No es el caso de las otras mujeres que tiene el vértigo de romper con todo aquello que han ido construyendo durante años». Macías añade que «el público se identificará» con ella.