ES NOTICIA EN ABC

El hotel de los líos

Por ANTONIO WEINRICHTER
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Besen a quien quieran». Director: Michel Blanc. Intérpretes: Charlotte Rampling, Jacques Dutronc. Nacionalidad: Francia, 2003.

Nuestra relación de espectadores con la (extensa) cinematografía francesa no tiene por qué depender tan sólo del otrora glorioso cine de autor; producen también un cine comercial bien hecho que a su manera es tan representativo como aquél de la llamada excepción cultural, y del que esta película es un apreciable ejemplo. Por muy acostumbrados que estemos a los modos y modales del cine americano, hay algo que parece fuera de su alcance y es ofrecernos una escena como ésa, tan aparentemente trivial, en la que dos actrices tan eminentemente (ad)mirables como Charlotte Rampling y Carole Bouquet se toman codo a codo una botella de champán mientras hablan de hombres. Es un momento de civilizada complicidad en una película que por otra parte contiene elementos de vodevil y enredo, al hacer coincidir en un hotel a diversos veraneantes, disponibles unos, depredadores otros, paranoico alguno más, como el celoso patológico que se reserva para sí el director Michel Blanc. La trama es más o menos coral, cada oveja cambia o no de pareja hasta que se reúne todo el rebaño en la fiesta fin de temporada en la mansión de la Rampling, y no se aprecia intención alguna de establecer un veredicto general sobre la buena sociedad francesa, sólo la de poner en marcha una maquinaria bien engrasada a cuyo funcionamiento contribuyen actores como los mencionados o como el antiguo cantante Jacques Dutronc, que tiene una cara tan traqueteada que cualquier día le contratan los Rolling Stones.