ES NOTICIA EN ABC

Harvey Keitel: «Si damos la espalda a la historia, se la damos al presente»

Harvey Keitel protagoniza la película «La zona gris». Telepress
SAN SEBASTIÁN. Beatriz Cortázar
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dada la ausencia de grandes estrellas norteamericanas que animen las premières del Festival, la sí asistencia del actor Harvey Keitel ha sido el mejor soplo de aire fresco que nos ha llegado del otro lado del Atlántico. El hombre que debutó en el cine de la mano de Martín Scorsese, que nos hizo temblar junto a Quentin Tarantino en «Reservoir dogs» y «Pulp Fiction», que ha trabajado con los más grandes (Ridley Scott, Abel Ferrara, Bertrand Tavernier, Jane Campion), llegó ayer a la sección oficial del certamen en el papel de nazi en la película «La zona gris», de Tim Blake Nelson.

Keitel es lo que se llama un hombre duro, un malo del cine que sólo se estremece cuando habla de este papel, de la masacre humana que vivieron los judíos en un campo de concentración de Auschwitz, del levantamiento de uno de los crematorios y, sobre todo, de la historia de cinco prisioneros forzados a trabajar como verdugos de su propia gente a cambio de vivir unos pocos meses más. Se trata de una película durísima que Blake justifica asegurando que refleja el horror vivido y la dureza de sus escenas corresponde a la dureza de los campos de gas y los crematorios. En eso coincide con Keitel quien declara que «era necesario llevar al cine esta historia».

-Como judío este papel tiene que haber sido especialmente difícil. ¿Por qué lo aceptó?

-Hay diferentes razones. Cuando era un chaval, en Brooklyn, muchos niños jugábamos a los nazis. No sé si era por ponernos un uniforme, o por los calaveras que lucíamos, pero el caso es que había cierta atracción por todo aquello. Con el tiempo, cuando miro atrás y recuerdo esos juegos, me estremezco. Esa fascinación... ¿era por culpa de la cultura que había?, ¿es que era que nuestros padres no nos educaban bien?, ¿era el simbolismo de lo que aquello representaba lo que nos motivaba? Estas preguntas pueden ayudar a entender algunas de las razones por las que he interpretado ese papel.

-¿Era necesaria tanta crueldad para reflejar bien lo que se vivió en esos campos de concentración?

-Evidentemente la crueldad puede causar rechazo en el público pero hay que enfrentarse a las cosas, no se pueden dejar atrás. Si el público prefiere alejarse de la realidad ¿cómo pueden enfrentarse a las tragedias que padezcamos hoy? Acabamos de experimentar una tragedia en el World Trade Center. Hijos, madres, padres... todos asesinados en esas Torres Gemelas. Si damos la espalda a la historia, y Auschwitz es historia, damos la espalda al presente, porque el presente se convertirá en historia.

-De momento, usted es la única celebridad norteamericana que ha acudido al Festival. ¿Nos puede explicar cómo es el miedo que se siente en Norteamérica?

-Yo he venido porque creo que «La zona gris» es una obra muy importante y quería estar con todos.

-Sí pero ¿y el miedo a volar?

-Yo también tengo miedo.

-¿Qué ha tenido que buscar en usted mismo para interpretar su papel de general nazi?

-Creo que la única diferencia entre un héroe y un cobarde es la dirección en la que cada uno corre. En cuanto a lo que hice para mi trabajo, realmente no lo puedo revelar. Creo que la respuesta está en la propia pregunta, eso es lo más honesto que puedo decir al respecto. Quiero destacar que estoy muy orgulloso del reparto que trabaja en este filme. Fue muy difícil entrar en este infierno, todos pusieron mucha pasión en su trabajo por un único fin: el cine.

-¿Qué le ha dolido más de esta película, la masacre de los nazis o cómo un grupo de judíos actuaron como verdugos de su pueblo por sobrevivir unos meses más?

-No es fácil contestar a esto. Es como el ejemplo de una madre que tiene que elegir entre sus hijos cuál debe vivir y cuál morir. Todo lo que es la imagen de esos niños y esas madres en las cámaras de gas, en los momentos previos en los vestuarios cuando se desnudan, lo que les ocurrió dentro, lo que pasó después de que los gasearan, cómo quedaron los cuerpos... Emocionalmente esto es lo más difícil que me ha tocado vivir.