ES NOTICIA EN ABC

Folleto publicitario

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico


J. M. CUÉLLAR

Biquinis y cuerpazos (sobre todo el de Ashley Scott, que es la bomba). Eso es lo único que van a ver en esta película. Eso y la sensación de que están delante del escaparate de una agencia de viajes viendo el paradisiaco horizonte de las Bermudas o las Bahamas. ¿Que si no hablamos de cine? Es que no existe pues todo es vacuo. Los tíos se tiran debajo del agua sin bombona ni tubo horas enteras (¿?), y encima los tiburones atacan o no, son feroces o no, según convenga, los actores no se lo creen (nosotros ni digamos) y sólo hay bellos paisajes. Dientes largos para nada.