ES NOTICIA EN ABC

«Mientras duermes», el evento «Crepúsculo» y la nueva versión de «Jane Eyre», protagonistas del día en Sitges

El festival, ya embalado desde cualquier ángulo que se le mire, premia la trayectoria de Jaume Balagueró

«Mientras duermes», el evento «Crepúsculo» y la nueva versión de «Jane Eyre», protagonistas del día en Sitges
El director de "Mientras duermes", Jaume Balagueró, junto a los protagonistas, Marta Etura y Luis Tosar - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Por más que parezca sobada la frase “sin vosotros no habría espectáculo, por cantidad y calidad”, que encierra más de una interpretación, como en el cuento de Caperucita, que ni el lobo es lobo, ni la nena de rojo es un señuelo; aquí, en el Festival de Sitges, así por las buenas, el dicho encaja cual guante de cirujano.

No todas las películas son estupendas, pero se venden al respetable como si lo fueran publicitándolas en directo. También es cierto que si nos damos la vuelta sobre nuestro propio eje y miramos al público, de ayer mismo, en vez de a la pantalla, no hay festival que iguale el entusiasmo que se respira aquí. Película a las ocho y media de la mañana viniendo desde Barcelona y aledaños, “Mientras duermes”, cantidad enorme de gente derrochando vitalidad. Si se opta por ver unos minutos de “Amanecer: parte 1”, final de la saga “Crepúsculo”, hay que ponerse a la cola de cientos de personas esperando durante 24 horas a que abran las puertas del grandioso auditorio del Meliá Sitges. Y si los sabelotodo optan por la atractiva nueva adaptación cinematográfica de “Jane Eyre” -la número 23 desde 1910, entre cine y tv-, imposible verla solos.

Jaume Balagueró, por ejemplo –al que se le entregó anoche el premio La Máquina del Tiempo- , demostró su valentía al dar el salto de la adrenalina volcada en “Rec” a la sibilina calma chicha nocturna de “Mientras duermes”, “que es el tipo de cine lo que necesitaba hacer. "Me tocaba mover ficha”, -apunta. “El tono es muy especial, realista, creíble en un enfrentamiento entre el bien y el mal absolutamente intenso, con un gran malvado, un lobo feroz, y una caperucita, en este caso Bella Durmiente que va a ser acosada. Todo en un entorno costumbrista, que combinara ese realismo con un punto de cuento. Tampoco me imaginé hacer en ningún momento un crescendo final violento, básicamente porque el protagonista no es un psicópata sanguinario –magistral Luis Tosar como César-, mantiene la sobriedad de la historia”.

La película habla de miedos cotidianos, no de un psicokiller al género, como “Seven”. El personaje de Tosar trabaja como conserje en un edificio. La distancia se establece desde el comienzo, nada que ver con tipos extremadamente inteligentes, ni con un plan muy ambicioso para matar, ni va a por los nacidos bajo un signo determinado del zodiaco. Aquí empieza haciendo perrerías hasta que el asunto se le va de las manos y se arma el lío. No tiene planes con Clara –Marta Etura mostrando capital interpretativo y belleza-, ella es la luz, la pulsión de vida y el optimismo dentro del mundo oscuro de él y de su incapacidad para ser feliz. Ambos protagonistas completan sus trabajos con el siempre convincente Alberto San Juan. Es la película que mayor expectación ha levantado hasta el momento.

El joven actor Booboo Stewart (el lobo Seth Clearwater en la saga “Crepúsculo”), llegó acompañado por la millonaria guionista Melissa Rosenberg (“ Dexter”, “Ally McBeal”,”Cinco en familia”…), responsable de la adaptación de los libros de Stephenie Meyer, como protagonistas del evento fan que desde hace cuatro años viene revolucionando al ya excitado entorno vital ante tanta oferta cinematográfica. La saga por excelencia del cine actual llega a su final en dos partes. Los derechos de distribución en manos de Aurum, congrega “a los seguidores mejores del mundo”, en palabras del director del certamen, Ángel Sala, durante la presentación. Rosenberg aseguró que después de años de trabajo, “en esta ocasión es reto quizá mayor, al tener la novela tanto éxito editorial. Es importante acertar en la transición del libro a la película, le tengo mucho respeto. No esperaba tanto éxito. Cuando llegamos a la segunda película el fenómeno ya estaba desbordado”. Al grito unánime de “Bubu”, “Bubu”, que es más bien tímido, el acto volvió a ser todo un éxito.

La nueva versión de “Jane Eyre” trajo al también joven director californiano Cary Joji Fukunaga hasta la sección oficial “Fantátic Panorama”. El texto de Charlotte Brönte nunca deja indiferente a los espectadores, algo parecido a las versiones de obras de Shakespeare, “de la misma manera que un niño pide a sus padres que les cuenten la misma historia y no se cansa de escucharla. Es una novela de la literatura gótica temprana y siempre es difícil hacer adaptaciones. No es simplemente romántica, tiene distintos tonos y no es fácil encontrar una buena adaptación. Intentamos encontrar un equilibrio consistente”. Acompañado de toda una serie de críticas positivas, Rosenberg argumenta su presencia en este festival, “porque si se lee la novela o se ve esta adaptación estando sólo, hay momentos verdaderamente terroríficos. No hemos sido fieles al original. Hay emociones en el filme como para sentirlas en el corazón, y el drama queda a veces solapado por el terror que se puede sentir si se analizas bien la adversidad horrorosa de la vida de su protagonista”. Este enorme trabajo cuenta con una gran producción y un reparto de lujo: Mia Wasikowska, Michel Fassbender, Judi Dench y Jamie Bell.