ES NOTICIA EN ABC

Sube la fiebre de estrellas en San Sebastián

John Travolta, Oliver Stone y Benicio del Toro han presentado fuera de concurso «Salvajes». El director y el actor norteamericano recogen esta noche el Premio Donostia

John Travolta, Oliver Stone y Benicio del Toro posan en San Sebastián con la Playa de la Concha a sus espaldas - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No se sabe si llegó pilotando uno de sus cinco jets privados, pero John Travolta aterrizó anoche en San Sebastián y subió unos cuantos grados más la temperatura de esta 60 edición del Zinemaldi. Y es que aunque se hizo de rogar, fue pisar alfombra roja y derrochar encanto y simpatía con sus fans, ante los que estuvo unos veinte minutos repartiendo autógrafos, sonrisas y poses a lo «fiebre del sábado noche».

Despojado ya del sombrero y las gafas oscuras, Travolta se ha presentado guasón y muy desenfadado durante la rueda de prensa esta tarde de «Salvajes», el último thriller de Oliver Stone, con el que por la noche recogerá el premio Donostia. No se sabe si por humor o despiste, lo cierto es que en alusión al galardón ha contestado con un desconcertante: «¿El premio? Ah, es maravilloso, lo aprecio. Si me lo queréis dar, cualquier día lo vengo a recoger…».

El de «Pulp Fiction», que en «Salvajes» interpreta a un agente antidroga corrupto, ha traído a San Sebastián un notable aire a muñeco de cera, con piel tersa y reluciente, que ha sido bastante comentado en la sala. Visiblemente cómodo con Oliver Stone y Benicio del Toro –este último ha ejercido de intérprete al inglés cuando la traducción se ha complicado-, Travolta ha invertido su papel. «¿Puedo hacer una pregunta a las mujeres? ¿Es para vosotras una fantasía tener dos hombres a la vez?», ha inquirido en alusión a la trama de amor que se vive en «Salvajes».

Polémico Stone

Una vez más, Oliver Stone ha dicho que en San Sebastián se siente como en casa – «me encanta la ciudad, la comida, sus hermosas mujeres, probablemente venga aquí a jubilarme», ha ironizado- y como tal se ha mostrado desinhibido con los periodistas, muy a la caza del titular político en lo que llevamos de Zinemaldi. Stone no ha defraudado las expectativas. Así, ha abogado por la legalización de la marihuana –«es un excelente regalo de los dioses, bueno para la humanidad»- y se ha referido a la siempre recurrente guerra de Irak decretada por la Administración Bush –«la peor presidencia de la historia de los Estados Unidos»-. Interpelado por los periodistas, ha cargado contra sus «aliados» Tony Blair y José María Aznar, a quien le ha reclamado responsabilidad penal por la participación de España en el conflicto bélico. «Tenéis un tribunal internacional en La Haya por si queréis llevarlo ante él», ha dicho.

«La guerra de Irak que trajo el señor Bush ha tenido consecuencias y ha traído problemas a todo el mundo», desatando un «nivel de violencia brutal» que el cineasta ha querido reflejar en su nueva película en el que dos jóvenes californianos traficantes se baten en cruenta batalla con los carteles de la droga de Mexico. «Esa brutalidad vino de Bagdad», ha concluido Stone en alusión a la decapitación en masa de cadáveres y un nivel de violencia ilimitado que se refleja en «Salvajes». Travolta le ha recogido el guante al cineasta al constatar el peligroso cinismo en el mundo de los narcos. «Cualquiera puede morir si traiciona a los poderes fácticos», ha dicho en alusión a su personaje.

El desfile de estrellas en el hotel María Cristina ha contado este domingo con Catherine Deneuve, que anoche huyó de los flashes por la puerta lateral, y la también actriz francesa Isabelle Hupert. En representación del cine español, ha destacado la presencia de José Sacristán.