ES NOTICIA EN ABC

Fallece Leni Riefenstalh, la cineasta oficial de Hitler

Berlín, agancias
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

   Leni Riefenstahl, la directora que sin duda alguna pasará a la
historia del cine por haber sido durante una época de su vida la
cineasta oficial del nazismo en Alemania, falleció anoche mientras
dormía a los 101 años de edad. Tras de sí, deja una vida marcada por
la polémica y en la que rodó algunas de las consideradas obras
maestras del mundo del celuloide, como ´Olimpiada´, todas ellas
marcadas por su pasión por la estética. 

   Nacida del 22 de agosto de 1902 en Berlín, Helena Amalia Bertha
Riefensthal, a la que todos llamarían siempre Leni, comenzó su
carrera en el espectáculo como bailarina, tras recibir clases de
baile a escondidas porque su padre lo consideraba una frivolidad. De
hecho, su primer papel en el mundo del cine lo hizo disfrazada para
que su progenitor no la reconociera, pero finalmente éste se enteró
de sus actividades y la internó en un colegio privado para chicas. Al
terminar sus estudios, y para evitar nuevas discusiones familiares,
Leni se marchó de casa.
 
   Una lesión la apartó del baile pero le acercó al mundo del teatro,
entrando a trabajar en una compañía en la que hacía coreografías y
diseñaba los trajes de los actores. Tras dejar la compañía conoce al
actor Arnold Franck protagonista de un filme sobre alpinistas que le
promete que ella trabajará en su próxima película en el equipo de
rodaje. Será durante la grabación de esta película cuando surgirá su
interés por las cámaras y todo lo relacionado con el rodaje. 

   La película fue un éxito y le permitió codearse con famosos
actores y directores de la época. Tras ésta vinieron otras sobre el
mismo tema hasta que por fin Leni se decidió a producir su primera
película ´La luz azul´ (1932), que tuvo que dirigir ella misma ante
la imposibilidad de contratar a un director famoso por limitaciones
de presupuesto, pese a que tuvo que vender sus joyas e hipotecar su
casa. Gracias a su empeño, los estudios le cedieron gratis los
actores, estudios y equipo técnico. 

   Fue en esta época cuando Leni comenzó a escuchar el nombre de
Adolf Hitler, por lo que un día, por curiosidad, decidió asistir a un
mitin del partido nazi, quedando sorprendida. La joven se decide
entonces a escribir a Hitler para pedir conocerle en persona, y éste,
al que ´La luz azul´ le había gustado mucho, accede a la petición. El
líder del partido nazi le pide que trabaje con ellos cuando ganen las
elecciones, pero Leni rechaza la oferta, aduciendo que es apolítica y
tiene amigos judíos.  
 
   Ganadas ya las elecciones y con Hitler en el poder, éste y el que
sería su ministro de Propaganda Joseph Goebbels, proponen en
reiteradas ocasiones a Riefenstalh que trabaje para ellos y dirija la
cinematografía alemana. Finalmente, ésta accede a dirigir un
documental sobre el congreso del partido nazi.
 
   Durante el rodaje de ´El triunfo de la voluntad´ (1934), la
directora se encontró con numerosos obstáculos ya que tanto las SS
como los hombres de Hitler sentían una especie de odio hacia esta
mujer que tanto poder parecía tener sobre el ´fuhrer´ y sobre el
ministro de Propaganda, de los que ha llegado a decir que estaban
enamorados de ella. El documental fue un éxito y recibió varios
premios, incluso fuera de Alemania.

   Leni no se había recuperado del estrés que había supuesto el
rodaje de este documental, en el que tuvo que desempeñar múltiples
funciones, cuando recibió la oferta del Comité Olímpico para rodar
otro reportaje sobre los juegos olímpicos que se iban a celebrar en
el verano de 1936 en Berlín. ´Olimpiada´ tuvo un rodaje sin precedentes en la historia durante el que Leni creó nuevas técnicas de rodaje, colocó cámaras submarinas en las piscinas, cavó zanjas para meter las cámaras y filmar a los atletas con el cielo de fondo,  siguió a los corredores con un traveling. . . Terminado el rodaje se fue a Grecia para rodar el prólogo donde, se dice que, una de las bailarinas desnudas era ella misma.
 
   El documental, un nuevo éxito de la cada vez más famosa
Riefenstalh, ganó el León de Oro en la Mostra de cine de Venecia. La
directora viajó a Estados Unidos para promocionar la película, donde
los periodistas la acosaron con preguntas sobre su relación con
Hitler y sobre lo que estaba sucediendo con los judíos en Alemania.
La película, boicoteada por la liga antinazi estadounidense, fue un
fracaso y Leni volvió a Alemania con la moral por los suelos.
 
   A su regreso comenzó el rodaje de ´Tierra baja´, una película de
trasfondo español que llevaba tiempo queriendo rodar y que por culpa
de la Guerra Civil española tuvo que irse a rodar a los Alpes
dolomitas. Para hacer de ´extras´ españoles se utilizó a unos gitanos
que luego se supo que eran prisioneros de un campo de concentración
cercano. Fue en esta película cuando conoció al que sería su primer
marido, un comandante de caballería. 

   Tras perder la guerra Alemania, Leni huye con su última película
al Tirol austríaco pero es delatada por unos antiguos amigos a los
estadounidenses que le roban la película, el dinero y todo el
equipaje. Regresa a Berlín con su marido y es detenida y encarcelada.
Es durante los interrogatorios a los que la someten, según ella,
cuando por primera vez tiene noticia del exterminio judío. 

   Una vez puesta en libertad, es detenida por las fuerzas francesas,
que la someterían a interrogatorios y torturas, y la trasladarían a
una cárcel de mujeres donde estuvo con camisa de fuerza y sometida a
un tratamiento de electro-shock durante meses. Cuando la volvieron a
soltar fue detenida una vez más por los franceses que la trasladaron
junto a su marido a un pueblo de la Selva Negra alemana donde estuvo
recluida dos años y medio. En el pueblo empezó su recuperación y se
separó de su marido. 

   Durante los juicios de Nuremberg, en los que se juzgó a toda la
cúpula nazi, Leni demuestra que las acusaciones en su contra eran
falsas, que ella no era nazi y que en su equipo había judíos
trabajando. Pese a demostrarse su inocencia, la persistencia de los
rumores sobre su pasado nazi la persiguieron e hicieron que nadie
quisiera volver a darle una oportunidad para rodar. 

   La directora vivió durante años gracias a la ayuda del Comité
Olímpico Internacional (COI) y de algunos amigos, ya que por la
distribución de algunas de sus películas no recibió ni un céntimo
pese a que estaban siendo explotadas sin ningún escrúpulo.
Finalmente, un buen día recibe una oferta de una productora italiana
y sin dudarlo se traslada a Italia para trabajar rodando películas de
alpinistas. La productora fracasó y Leni se quedó en la calle, hasta
que otro productor italiano le propuso relanzar ´La luz azul´ con un
nuevo montaje y nueva música. 

   Tras un duro litigio entre franceses, alemanes y austríacos por
fin le fueron devueltas sus películas y, tras 20 años de lucha, por
fin estrenó ´La luz azul´ y ´Tierra baja´. La directora alemana viajó
a España trayendo tres guiones consigo que pretendía rodar pero, tras
recorrer el país buscando financiación, le ofrecieron grabar un
documental sobre España, que ella rechazó. 

   En 1962, Leni viajó a Sudán a conocer a una tribu, los nubas, de
la que tenía noticias y les realizó tantas fotografías que acabaron
aceptándola como un miembro más de ellos. Los reportajes que realizó
sobre esta tribu cosecharon un gran éxito en los años 70 y le
valieron varios premios. Después, descubrió el mundo del submarinismo
y tras mentir sobre su edad para conseguir el permiso, ya que tenía
60 años, en la última etapa profesional de su vida se dedicó a hacer
fotos submarinas.
 
   En los 90 se hizo un documental sobre su vida en el que ya muy
anciana pero muy lúcida se defendía de las acusaciones de siempre y
que no la abandonarían nunca y reclamó sus derechos como artista.