ES NOTICIA EN ABC

El éxito de «Infiltrados» se les atraganta a los autores de la versión original de Hong Kong

Cuando Martin Scorsese levantó por fin el Oscar que se le había resistido durante tanto tiempo, tuvo unas palabras de agradecimiento para «la película original de Hong Kong dirigida por Andrew Lau

PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN.
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando Martin Scorsese levantó por fin el Oscar que se le había resistido durante tanto tiempo, tuvo unas palabras de agradecimiento para «la película original de Hong Kong dirigida por Andrew Lau Wai-Keung». Por una de esas crueldades de la vida, la globalización ha querido que el primer Oscar para uno de los directores más genuinamente americanos de la Historia le haya recaído por «Infiltrados», que en realidad es el «remake» de uno de los mayores éxitos del popular cine de acción de la ex colonia británica.

«Infernal Affairs» (en su título inglés; en España se conoce como «Juego sucio») está escrita por Felix Chong y Alan Mak Sui-fai y fue estrenada en 2002. La gran acogida que esta producción tuvo tanto entre el público como entre la crítica, así como los numerosos premios cosechados en China, la elevó enseguida como «película de culto» y la puso en el punto de mira de los grandes estudios de Hollywood.

En 2003, la Warner compró los derechos de «Infernal Affairs» por 1,3 millones de euros para hacer la versión americana de este «thriller» sobre los topos infiltrados tanto éxito en la mafia como en la propia Policía. Trasladando la acción de Hong Kong a Boston y cambiando las triadas chinas por las bandas criminales que operan en Estados Unidos, «Infiltrados» ha logrado cuatro Oscar que, lejos de enorgullecerlo, han decepcionado al guionista de la versión original.

«Es demasiado parecida a nuestra película y esperaba que se introdujeran nuevos elementos», criticó Alan Mak Sui-fai, quien, no obstante, se quejó de que en Hollywood le hubieran cambiado su final, que no es tan sangriento como el de Scorsese y en el que uno de los protagonistas sale con vida. «Se ha perdido el simbolismo porque la clave era que el personaje más oportunista sobrevivía y tenía que enfrentarse a un mundo de falsas apariencias», explicó Mak al diario de Hong Kong «South China Morning Post».

No en vano, dicha conclusión propició que «Infernal Affairs», interpretada por Tony Leung y Andy Lau, diera comienzo a una trilogía que ha seguido arrasando en las taquillas asiáticas.