ES NOTICIA EN ABC
entrevista

Tom Cruise: «Quiero que el público sufra»

La estrella vuelve a intentar el más difícil todavía con «Misión imposible IV: Protocolo Fantasma»

Tom Cruise: «Quiero que el público sufra»
<a href="http://www.abc.es/fotos/20111216/cruise-vuelve-meter-papel-1502180685026.html">Tom Cruise se vuelve a meter en el papel de Ethan Hunt</a> - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Está a punto de cumplir medio siglo de vida (será el próximo 3 de julio) y, desde hace más de tres décadas ocupa uno de los áticos estrella de Hollywood. Después de algunos altibajos y pinchazos («Noche y día», sin ir más lejos), Cruise vuelve a su franquicia más querida y segura. Esta vez, con un director especializado en cine de animación como Brad Bird («Los increíbles», «Ratatouille»), y con más espectáculo y adrenalina que nunca, como está mandado.

La estrella, que encarna a Ethan Hunt por cuarta ocasión (concretamente aquí, casi convertido en un fugitivo por culpa de un atentado en el Kremlin en el que está implicada su agencia de espionaje), se muestra encantado con el resultado final. «Lo que más me gusta de esta cinta es la forma en que se conjuga la acción con la comedia; creo que el público quedará encantado cuando vaya a verla. Para mí, lo más importante de mi carrera es conseguir que los espectadores disfruten con mi trabajo. Lo que realmente más me gusta es entretener», declara con su entusiasmo habitual.

La sencillez de Cruise es evidente incluso a la hora de expresar lo que le provoca viajar de un lugar a otro del mundo en la película y en la agotadora gira de promoción. «Siempre me he pasado la vida en los aeropuertos, son gajes del oficio. Pero me gusta recorrer lugares que no conozco, e intento que mi existencia sea casi tan excitante como la de mis personajes en la gran pantalla. Si algo he aprendido con el paso del tiempo es a descubrir y admirar la belleza de todos los rincones del planeta. Por ejemplo, Dubái es una maravilla. Aunque, para serle sincero, ahora mi máxima prioridad es descansar y dormir un buen montón de horas. Mi sueño actual es dejar de tener sueño», señala con esa carcajada franca y diplomática que lleva encandilando al mundo desde los años 80.

–¿Qué tiene este personaje para que lleve más de quince años con usted?

–Bueno, es un tipo muy especial. Recuerdo que, cuando empecé en este negocio, lo único que quería era trabajar y trabajar, sin importarme el papel que tuviese que interpretar. Pero, poco a poco, he ido aprendiendo a quedarme con la materia prima que realmente merece la pena, y desde luego esta franquicia lo es.

–¿Cuál ha sido el proceso, tanto físico como mental, para meterse en la piel de Ethan Hunt por cuarta vez?

–Siempre es cuestión de instinto, de una reacción muy directa e inmediata. Verá, a mí me apasiona lo que hago, y siempre estoy con los sentidos alerta para encontrar una gran historia o un gran personaje tanto en el cine como en la literatura, el teatro, la televisión, o lo que sea. Es como un reto continuo, ir detrás de una experiencia de la que pueda aprender y, al mismo tiempo, intentar contribuir en algo a la sociedad con ella. Una vez que localizo algo bueno, no tardo en echarle el guante, soy rápido tomando decisiones y, cuando empiezo a trabajar, voy a tope y exijo a toda la gente implicada que tenga el mismo nivel de dedicación que yo.

–¿Qué grado de exigencia física ha tenido en esta película, teniendo en cuenta su edad y su negativa a utilizar dobles y especialistas en las escenas de riesgo?

–Muy elevado. Cierto que ya no soy un veinteañero y algunas secuencias fueron peligrosas. Sobre todo, en la que tengo que saltar del edificio Burj, el más alto del mundo. Cuando estás suspendido a 800 metros de altura te replanteas algunas cosas. Además, recuerdo que no conseguí atravesar el cristal y aterrizar en la habitación a la primera, y me di un golpe monumental contra la pared.

–¿Merece la pena exponer su vida de esa forma?

–Hombre, es parte de mi trabajo. Me gusta entretener a la audiencia y crear nuevas escenas y secuencias diferentes a todo lo que se ha visto antes. Quiero que el público sufra y se divierta, que se siente en el borde de la butaca mientras le sudan las manos.

–La anterior entrega de «Misión imposible» fue hace más de cinco años. ¿Teme que el público se haya olvidado de la saga?

–No creo. La audiencia no es tonta y sabe lo que quiere. Aparte de acción vertiginosa y una tensa trama de espionaje, esta película le dará la oportunidad de trasladarse a la infancia, y de disfrutar de un tipo de cine de espectáculo de la misma forma que yo lo hacía cuando era crío.

–Hablando de niños, ¿qué tal Suri?

–Adorable. La paternidad siempre ha sido mi obsesión desde niño, no podía esperar para crecer y convertirme en padre. Recuerdo que, cuando tenía cuatro años, solo quería crecer para trabajar y formar mi familia. Ahora tengo tres hijos y disfruto de cada momento de sus vidas, me gusta formar parte de su existencia. Además, tengo mucha suerte de tener dos adolescentes y una niña pequeña, porque cada etapa es maravillosa.