ES NOTICIA EN ABC

Diez escenas míticas de la historia del cine que no estaban en el guión

La improvisación y la casualidad nos dejaron algunas de las escenas más populares de la historia del cine

Diez escenas míticas de la historia del cine que no estaban en el guión
Escena de «Taxi Driver» - youtube
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Lo mismo que a veces la realidad supera la ficción, otras la improvisación nos regala escenas y frases memorables que a un guionista ni se le habrían pasado por la cabeza. Un extra en busca de su minuto de gloria, un chiste bien traído, un sonido peculiar o un taxi real que se cuela en un rodaje, pasaron de ser salidas inapropiadas del guión a consagrar escenas míticas de la historia del cine. He aquí algunas de las más sonadas:

«Taxi Driver»

«You talking to me?»

El guión de Paul Schrader tan solo indicaba que el personaje Travis Bickle, protagonista de «Taxi Driver», debía mantener una conversación consigo mismo ante el espejo en esta escena. Así que todo el delirante diálogo que vimos en el cine pronunciar de boca de Robert de Niro no fue más que pura improvisación por parte del actor. «¿Me estás hablando a mí?» pasaría a la historia del cine como una de las frases míticas de este film Martin Scorsese.

Escena de «Cowboy de medianoche»

Bronca con un taxista en medio del rodaje

«I'm walking here» («Estoy pasando por aquí») le increpa un enfadadísimo Dustin Hoffman a un taxista que está a punto de atropellarles, a lo cual el conductor responde airadamente. Y no, no es que el conductor del taxi estuviera interpretando un papel, es que al parecer era un taxista de verdad que se había colado en el rodaje, interrumpiendo este diálogo de «Cowboy de medianoche».

Escena de «En busca del arca perdida»

Cuando Indiana se creció

Es una de las escenas cómicas más famosas de la saga del personaje creado por George Lucas, Indiana Jones, esta en la que el protagonista se topa con un experto espadachín al que abate con un solo tiro de su pistola, con actitud despreocupada e indiferente. Al parecer, Harrison Ford se encontraba indispuesto (borracho, dicen las malas lenguas en la Red) en el momento de grabar la escena, para la que Lucas había previsto una feroz lucha de espadas (más propia de la saga), pero que finalmente quedaría en este breve aunque cómico desenlace, mucho más cómodo para el actor.

Escena de «Pretty woman»

El collar de Vivian

La naturalidad con la que Julia Roberts reaccionó al movimiento improvisado de Richard Gere en la escena del collar de Pretty Woman, hizo que el director Garry Marshall decidiera dejarla tal cual para el montaje. Y es que el amago de cerrar la caja con el que el personaje de Edward asusta a Vivian cuando ésta se acerca a tocar la gargantilla no estaba previsto en esta escena de la mítica «Pretty Woman».

«La Naranja Mecánica»

«Singin' in the rain»

Esta escalofriante escena de «La Naranja Mecánica» contiene una aportación que el director, Stanley Kubrick, no había previsto en el guión. Y es que tras repetidas tomas, el director, insatisfecho, le pidió a Malcolm McDowell que improvisase y este decidió entonar el entrañable tema de la película «Singing in the rain», que le proporcionó un aire aún más escalofriante a la escena. Al ver cómo había quedado, Kubrick adquirió los derechos de la canción inmediatamente.

«Cómo ser John Malkovich»

Un extra borracho

El hombre que golpea con una lata vacía a John Malkovich en la cabeza era en realidad un figurante al que nadie le había dado tales instrucciones, pero que, al parecer había bebido más cerveza de la cuenta. Por esta razón, la reacción del actor es de «dolor real», tal y como comenta el director de «Cómo ser John Malkovich», Spike Jonze, en este vídeo. Al parecer, quedó encantado con la irrupción en el guión de este extra...

El silencio de los corderos»

Un sonido escalofriante

Todos recordaremos la impresionante interpretación de Anthony Hopkins en el «Silencio de los Corderos», en parte por escenas como esta en la que describe a Jodie Foster cómo degustó un hígado humano acompañado de un buen vino. Pues ese zumbido que Hannibal Lecter emitió como degustando tan espeluznante manjar fue aportación del célebre actor, que logró firmar en esta película uno de sus mejores papeles.

«El caballero socuro»

El regalo de Head Ledger

Las dotes improvisatorias del desaparecido actor quedaron patentes en esta escena de «El caballero oscuro» en la que Head Ledger decide saltarse ligeramente lo indicado en el guión. Una opción que no hubiese resultado arriesgada de no haber sido porque en dicha escena se incluían dos explosiones controladas de un edificio. Y lo cierto es que tras la primera detonación, el alocado Jocker interpretado por Ledger se tomó su tiempo para improvisar y gesticular hasta que una segunda explosión mucho más potente le asustó y obligó a correr para subirse al autobús en el que ya tendría que estar huyendo de la escena.

El recluta Cowboy

El diálogo de la mítica escena de «La chaqueta metálica» corrió a cargo de la improvisación del sargento mayor Hartman, interpretado por el actor R. Lee Ermey, que asestó semejante bronca al recluta Cowboy sin guión alguno.

«Reservoir Dogs»

¿Qué hago con esto?

En «Reservoir Dogs» Quentin Tarantino no le había dicho a Michael Madsen (Mr. Blonde) qué tenía que hacer con la oreja que acababa de arrancar a su torturado. Así que él, ni corto ni perezoso, decidió espetar un espeluznante «Whta's going on?» al miembro estirpado, para luego arrojarlo al suelo como si de una carnicería se tratase.