ES NOTICIA EN ABC

Cuarón: «Maribel Verdú es tremendamente sensual y a la vez muy inocente»

La película mexicana «Y tu mamá también», de Alfonso Cuarón, protagonizó la jornada de ayer, tras la buena acogida que tuvo en la Mostra de Venecia, donde recibió los premios Marcello Mastroianni al actor revelación (que compartieron los jóvenes protagonistas de la cinta, Gael García Bernal y Diego Luna) y al mejor guión. Maribel Verdú es el tercer vértice del triángulo interpretativo.

Diego Luna, Maribel Verdú y Gael García Bernal, un triángulo al rojo vivo. Efe
SAN SEBASTIÁN. Silvia Castillo
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El filme de Cuarón se presentó fuera de concurso en la atractiva «Made in Spanish», sección que ha otorgado su premio (dotado con un millón de pesetas) a la cinta argentina «Bolivia», de Adrián Israel Caetano. El director mexicano, cuyo segundo trabajo, «La princesita», le llevó a Hollywood, donde tuvo la oportunidad de realizar «Grandes esperanzas» (con actores de la talla de Robert De Niro, Anne Bancroft, Gwyneth Paltrow y Ethan Hawke), ha vuelto con «Y tu mamá también» a su México natal. Ayer, el director explicó que, en su opinión, Hollywood «es muy divertido, pero tiene algo peligroso: que puedes perder tu voz. Tenía ganas de rodar la película que quería hacer cuando estaba en la Escuela de Cine. En lugar de romper las reglas, no ponerlas».

«Y tu mamá también» relata el viaje iniciático de dos adolescentes (Gael García Bernal y Diego Luna) hacia la madurez y su encuentro con Luisa (Maribel Verdú), una española de 28 años con la que emprenderán un viaje real determinante en sus vidas, en el que la inocencia, la sexualidad y la amistad entran en conflicto. El retrato que Cuarón realiza de la adolescencia a través de los personajes de Gael García Bernal y Diego Luna no implica, aclaró, que todos los jóvenes en México sean así, ya que se trata de una historia específica. «Pero el viaje emocional sí que es universal. La gente mayor que ha visto la película no quiere pensar que sus hijos puedan ser así; ya se sabe que cuando termina la inocencia de los hijos empieza la de los padres. Quizá estos dos chicos sean más excesivos que sus hijos, pero el darte cuenta que la vida te arrastra, es igual para todos».

ESPAÑOLA SIN TABÚES

La entrada de Maribel Verdú en escena se justifica porque, según Cuarón, la historia requería una mujer extranjera, el personaje «no tenía que tener ningún punto de referencia, quería situarlo fuera de cualquier contexto». Y de entre las extranjeras, en opinión del cineasta, la única que podía tener la fuerza que tiene Luisa, «es la española, porque la sociedad española ya ha roto con toda una serie de tabúes que la iberoamericana está tratando todavía de superar». La elección de Verdú fue propuesta por Fernando Trueba, con quien el cineasta mantiene, dijo, una relación creativa: «Yo conocía a Maribel desde hacía cuatro años, cuando vine al Festival de San Sebastián como jurado. Cuando le envié el guión a Fernando y le pedí consejo para el papel de la española insistió en que Maribel era la indicada. Me vine a Madrid, empezamos a hablar y fue muy obvio que tenía que interpretarlo ella». A Cuarón lo que más le atrajo de la actriz fue que «a pesar de su tremenda sensualidad, es una mujer muy inocente y con una capacidad de sorpresa impresionante».