ES NOTICIA EN ABC

De Tibupulpo a Pirañaconda, los bichos más raros del cine de serie B

El séptimo arte ha dado a luz las más extrañas criaturas y en ocasiones ha llegado a enfrentarlas para deleite del espectador de cine malo. Malo de verdad

Sand Sharks - abc
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si una piraña y una anaconda son temibles por separado, ¿cómo serán compartiendo un mismo cuerpo y ganas de matar? El séptimo arte ha dado a luz las más extrañas criaturas y en ocasiones ha llegado a enfrentarlas para deleite del espectador de cine malo. Malo de verdad. El presupuesto, bajo. El resultado, «la crème de la crème» del celuloide. En unas películas, la Madre Naturaleza produce por sí misma monstruos inimaginables que aterrorizan desde la gran pantalla al apacible ciudadano. En otras, es el propio ser humano quien, jugando a ser Dios en un laboratorio, abre la Caja de Pandora y desata las más crueles fuerzas de la naturaleza en forma de, por ejemplo, ¡Tibupulpo!

Galería de imágenes: Criaturas inverosímiles del cine de serie B

La marina de los Estados Unidos encarga a un oscuro grupo de científicos crear un monstruo mitad tiburón, mitad pulpo, para utilizarlo con fines militares. Durante una demostración del poder del nuevo arma de combate yanqui, sus amos pierden el control de Sharktopus, que se dirige a Puerto Vallarta para comerse a los bañistas que disfrutan allí de sus vacaciones. Aquellas playas del Pacífico son también destino de Dinoshark, una criatura con cuerpo de escualo y cabeza de tiranosaurio rex que llega desde el Ártico a fastidiar el turismo a los mejicanos.

Muchos cinéfilos también han apretado glúteos y se han tapado los ojos por culpa de las pirañas, esos pececillos amazónicos con dientes como navajas toledanas y más hambre que Carpanta. En Piranhaconda, protagonizada por Michael Madsen, la Naturaleza se ha vuelto loca y ha dado el plácet al cruce de anaconda y piraña. Por supuesto, el monstruo con mandíbulas de pez glotón y cuerpo constrictor se dedica a comer todo lo que se cruza en su camino. Pero la cosa podría ponerse peor. ¿Y si la amenaza no fuese un bichito tropical, sino muchos, muchísimos, y pudiesen partir de una dentellada un portaaviones o comer de un bocado un helicóptero? Entonces nos enfrentaríamos a... ¡Mega Piranha!

Tiburones para todos los gustos

El tiburón es, por mucho, la especie animal preferida por los guionistas de cine de serie B. Como hemos dicho, en algunas de estas joyas del celuloide el monstruo protagonista tiene algo de escualo y algo de otro animal, pero en otras «delicatessen» el bicho con mala baba es sólo un tiburón. Pero con anormales características.

En Two-Headed Shark Attack -atención, con Carmen Electra en el reparto- el pez protagonista es doblemente peligroso, porque tiene dos cabezas bien avenidas y con un objetivo claro en mente, bueno, en mentes: comer muchos jóvenes bañistas. Pero si al menos la zona de peligro quedase circunscrita al líquido elemento, todo se solucionaría con evitar el «al agua patos». En Sand Sharks los escualos atacan en el mar, pero también lo hacen en la arena de la playa. Los chavales protagonistas de la película debieron optar por la montaña, porque no se salva del ataque de los tiburones-topo ni el apuntador.

Peleas «bizarras»

En el cine de serie B de «animalitos» también triunfan los duetos. ¿Qué hay mejor que un bicho horripilante en la gran pantalla? Pues dos, y enfrentados. En Mega Shark versus Giant Octopus, Lorenzo Lamas, «el rey de las camas», se enfrenta a dos criaturas titánicas que acaban de descongelarse tras 10 millones de años en un cubito de hielo. En el pasado la glaciación les pilló en plena pelea, y quieren continuarla en el presente llevándose por delante lo que haga falta.

En Dinocroc vs. Supergator es David Carradine quien tiene que lidiar con dos bichos escapados de un laboratorio hawaiano. Uno es un dinosaurio con cabeza de cocodrilo, y el otro un cocodrilo dinosaurizado. El hecho de que casi no se distinga a las fieras no es importante. El «pequeño saltamontes» está en pantalla, y les va a dar lo suyo.