ES NOTICIA EN ABC

Concha Velasco, Goya de Honor 2013

La Academia premia a la actriz por «su enriquecedora contribución al cine español, su gran versatilidad interpretativa y su enorme capacidad de trabajo»

Concha Velasco, Goya de Honor 2013
La acrtiz Concha Velasco, Goya de Honor 2013, en una imagen de archivo - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La actriz Concha Velasco ha sido galardonada con el Premio Goya de Honor 2013, en una decisión adoptada por unanimidad por la Junta Directiva de la Academia de Cine, según ha informado la institución que preside Enrique González Macho en un comunicado.

La intérprete, que cumplirá 73 año el próximo 29 de noviembre, es desde hace décadas uno de los rostros más populares y queridos del mundo del espectáculo en España. Con más de 80 películas, numerosas obras de teatro y musicales, discos, y grandes éxitos en la pequeña pantalla, la actriz cuenta con una de los carreras más extensas de la profesión.

En sus primeras declaraciones a la Academia, Velasco ha manifestado que nunca piensa «en lo que me ha quedado por hacer, pienso en lo que he hecho». «Nunca recuerdo a la gente que no me ha llamado, agradezco a los que me han contratado y han permitido que mi familia viva muy bien gracias a mi profesión», ha asegurado la flamante Goya de Honor 2013.

Esta «actriz de tripa, tal y como decía Berlanga», según sus palabras, se define como «una buena intérprete». «Mi carrera en cine es seria y he tenido la suerte de conectar con el público, como otros muchos actores del cine español. Me alegra mucho porque soy mujer y todo lo que soy en esta vida se lo debo a mi carrera en la gran pantalla», ha dicho la Velasco.

En un día tan especial, la intérprete no ha querido olvidarse de sus compañeros y ha asegurado que «los actores españoles, en todas las épocas, han tenido una calidad inmensa, y no siempre reconocida. Hablo tanto de los secundarios, que han sostenido y sostienen nuestro cine, como de los protagonistas, porque la fábrica de sueños necesita de ellos».

«Pim, pam, pum…, ¡fuego!», de Pedro Olea, y «Teresa de Jesús», a las órdenes de Josefina Molina (Goya de Honor en la pasada edición de los premios del cine español) son los trabajos de los que se siente más satisfecha. «No soy de las que espero en casa a que suene el teléfono, he perseguido a directores y productores cuando me he enterado de que había un papel que me gustaría hacer», ha declarado.

Su carrera

Concepción Velasco Varona (Valladolid, 1939) debutó en el cine con «La reina mora» (1954), de Raúl Alfonso, pero será con «Las chicas de la Cruz Roja» (1958), de Rafael J. Salvia, cuando se convirtió en representante de la nueva comedia española. Tras esta cinta vendrían un sinfín de títulos: «El día de los enamorados», de Fernando Palacios; «Los tramposos», de Pedro Lazaga; «La verbena de la Paloma», de José Luis Sáenz de Heredia; «Las que tienen que servir», de José María Forqué; «En un lugar de la manga», de Mariano Ozores; «Tormento», de Pedro Olea; y «La colmena», de Mario Camus, entre otros muchos.

Alfredo Landa, José Luis López Vázquez y, sobre todo, Tony Leblanc y Manolo Escobar, fueron algunas de sus parejas profesionales. Sus últimas apariciones en el celuloide han sido «Rabia», de Sebastián Cordero; «Enloquecidas», de Juan Luis Iborra; «Chuecatown», de Juan Flahn; «Bienvenido a casa», de David Trueba; y «El oro de Moscú», de Jesús Bonilla. También coprotagonizó, junto a Michel Piccoli, «Paris Tombuctú», última película de Luis García Berlanga.

La actriz, que en 1987 recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes y en 2003 la Medalla de Oro de la Academia, ha sido candidata dos veces al Premio Goya y ha presentado la gala de estos galardones en dos ocasiones (en 2006, junto a Antonio Resines, y en 2001, junto a Loles León y María Barranco).

Muchos de sus éxitos le vinieron en el teatro, donde ha trabajado en más de una treintena de obras. En estos momentos representa «Concha, yo lo que quiero es bailar», obra que relata sus 50 años de carrera, en el Teatro La Latina de Madrid, bajo la dirección de José María Pou.