ES NOTICIA EN ABC

Los Coen y el drama de Panahi

El 61 Festival de Berlín se inauguró con «Valor de ley» y la presencia de los Coen y Jeff Bridges, pero con la sombra de la ausencia del iraní Jafar Panahi

Los Coen, en la alfombra roja - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jeff Bridges no llevaba parche en el ojo, pero miraba a la niña Hailee Steinfeld como si le fuera a disparar, pues se mostraba en público tan resuelta y vivaracha como la Mattie Ross que interpreta en la pantalla. Ambos son los protagonistas de «Valor de ley», película que abrió ayer el Festival de Cine de Berlín y un debate sobre si es mejor esta versión de los hermanos Coen que la que hizo Henry Hathaway en 1969, con John Wayne de protagonista.

En el centro, Hailee Stainfeld, entre Jeff Bridges con cara de haber confiscado una caja de whisky y un Joss Brolin algo más aseado que el zarrapastroso personaje que interpreta en «Valor de ley». Y bordeando al otro, Joel y Ethan Coen, dos tipos que hacen películas como las abuelas rosquillas y que intentaron convencer ayer al personal de que cualquier coincidencia entre ellos y Hathaway será producto de la casualidad. Cierto. Coinciden en el libro de Charles Portis, y en que todos quieren ser fieles al original pero también fieles a sí mismos. Los Coen son como son, y su cine es siempre reflejo de ello; en «Valor de ley» mezclan lo turbio con lo dramático y con lo cómico, lo surreal con lo realista y detallista, y construyen un western clásico con su mirada inevitablemente moderna.

Sin duda eran ellos, los protagonistas de «Valor de ley», la gran presencia de la jornada inaugural del Festival, pero casi lo que más se vio no fue lo presente sino lo ausente. La gran ausencia de la jornada fue el director iraní Jafar Panahi, y su silla vacía junto a la de Isabella Rossellini, presidenta del jurado del Festival, que dijo no haber perdido aún la esperanza de que el régimen iraní permita al director acudir a su cita berlinesa. Como se sabe, Panahi fue arrestado y condenado a seis años de cárcel por haber comenzado el rodaje de una película que no le gustaba al presidente Ahmadineyad, gran cinéfilo.

Jafar Panahi ha ganado la Palma de Oro en Cannes por «El globo blanco», ha ganado también el León de Oro en Venecia por «El círculo», y un Oso de Plata en Berlín por «Fuera de juego». Hoy le dedicará el festival una mirada a éstas y otras películas suyas, con lo que el ausente será, en efecto, el más presente.