ES NOTICIA EN ABC

La ceremonia de los Oscar impone estrictas reglas a sus ganadores

Los Ángeles. Agencias
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los organizadores de los Oscar están decididos a que ninguno de los ganadores supere este año el tiempo límite de 45 segundos en sus discursos de agradecimiento, a riesgo de ser bajados del escenario.

Para ello el productor de la ceremonia, Gil Cates, decidió imponer nuevas y estrictas reglas que prohíben a los ganadores leer interminables listas con los nombres de todas las personas que les ayudaron a lograr la dorada estatuilla.

Cates advirtió a más de cien nominados reunidos el lunes para un almuerzo en un elegante hotel de Beverly Hills que sacará del escenario a quien se exceda en la duración de sus discursos.

"Mi trabajo consiste en asegurar que el espectáculo de los Oscar es un buen espectáculo televisivo", afirmó Cates, responsable de la ceremonia anual más vista del mundo.

"Si sacan un papelito y empiezan a leer una lista de nombres están acabados", advirtió a los nominados, entre ellos Nicolas Cage, Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones, Renee Zellweger y Michael Caine.

"La orquesta comenzará a tocar y tendrán que salir del escenario", explicó sobre la primera nueva regla que los Oscar aplicarán este año en un intento de evitar que la ceremonia dure más de cuatro horas.

"E incluso si no sacan un papelito, sólo pueden citar cinco nombres", dijo revelando la segunda regla. "Si comienzan con un sexto nombre, también están acabados", agregó.

Estrellas de la gran pantalla y cineastas se echaron a reír al conocer las nuevas normas que se aplicarán estrictamente en la ceremonia del próximo 23 de marzo, pero Cates reiteró que hablaba muy en serio.

"Sé que se trata de medidas severas pero son necesarias", afirmó, aconsejando a los ganadores que echen un vistazo a los mejores discursos de aceptación recogidos en la página de Internet de los Oscar en busca de ideas para impresionar al público.

"Esta es su oportunidad de decir algo divertido o profundo", aseguró, sugiriendo a actores, directores, productores y otros nominados que preparen un discurso incluso si creen que no va a ganar. Nunca se sabe.

Además de ser aleccionados sobre su momento de gloria, los candidatos a la dorada estatuilla se reunieron también para participar en la tradicional foto de grupo.

Como niños en la escuela, leyendas de la talla de Martin Scorsese, superestrellas como Jack Nicholson, una muy embarazada Zeta-Jones e ídolos de la pantalla como Ed Harris, Christopher Walken, Julianne Moore, la mexicana Salma Hayek o Kathy Bates, rieron y bromearon mientras se los preparaba para el retrato colectivo.

Y después de recibir un certificado de nominación y una camiseta de los Oscar, los candidatos a la estatuilla pudieron festejar en un ambiente informal y relajado.

"Este es un evento muy divertido", afirmó uno de los candidatos en la categoría de cortometraje. "Hoy somos todos ganadores y nadie pierde. ¡Pero ya veremos si todo el mundo respeta la advertencia de limitar el tiempo de los discursos! ".