ES NOTICIA EN ABC

La buena estrella de Maribel Verdú

Fotografía de archivo de la actriz Maribel Verdú /EFE
Fotografía de archivo de la actriz Maribel Verdú /EFE
POR FEDERICO MARÍN BELLÓN |
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Sólo tiene 38 años, pero lleva un cuarto de siglo al pie del cañón, convertida en uno de los rostros y de los cuerpos más reconocibles, para bien, del cine español. En unos meses ha encadenado el Goya como mejor actriz por «Siete mesas de billar francés», la Medalla de Oro de la Academia de Cine y, desde hace unas horas, el Premio Nacional de Cinematografía, premio que el año pasado recibió Javier Bardem. Otros galardones obtenidos en el último año por la actriz han sido el Sant Jordi, el Fotogramas de Plata y la Medalla del Círculo de Escritores Cinematográficos. Maribel Verdú está en racha, de eso no cabe duda, aunque en sus manifestaciones siempre haga gala de la mayor humildad.

Descubrimiento

Un poco a lo Humbert Humbert, la descubrió Vicente Aranda en «El crimen del capitán Sánchez» (1985), un capítulo de la serie de televisión «La huella del crimen». Fue el propio realizador barcelonés quien la situó definitivamente en el mapa con «Amantes» (1991), ya como protagonista. Desde entonces, la actriz ha trabajado con los principales directores españoles -e incluso americanos, como Francis Ford Coppola, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón-, con las notables excepciones de Almodóvar y Amenábar, que aún tienen sus filmografías incompletas.

Gracia Querejeta («Siete mesas de billar francés»), José Luis Garci («Canción de Cuna»), Bigas Luna («Huevos de Oro»), Fernando Trueba («Belle Époque», «El año de las luces»), Emilio Martínez-Lázaro («Carreteras Secundarias», «El juego más divertido»), Carlos Saura («Goya en Burdeos»), Gonzalo Suárez («El portero» y «Oviedo Express»), José Luis Cuerda («Los girasoles ciegos»), Gerardo Herrero («Frontera Sur»), Ricardo Franco («La buena estrella»), Manuel Gómez Pereira («Salsa rosa»), Montxo Armendáriz («27 horas»), Gerardo Vera («La Celestina») y el citado Aranda («Amantes», «El amante bilingüe») son sólo algunos de los nombres más propios de nuestro cine que han confiado algún papel a la actriz madrileña.