ES NOTICIA EN ABC

Brigitte Bardot celebra su cumpleaños

Brigitte Bardot celebra su cumpleaños
Una imagen de la actriz Brigitte Bardot
EFE | PARÍS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Actriz, mito erótico y cartel indispensable en millones de lugares públicos y privados, icono de la República Francesa y defensora de los bebés-foca, Brigitte Bardot cumple 75 años más expuesta que nunca.

Hoy se puede decir que «BB» entra de lleno en un período vital «venerable», aunque esta mujer venerada desde su primera juventud, cuya silueta simboliza Francia casi tanto como la de la Torre Eiffel, es ya leyenda del cine, de la moda o de la publicidad.

Y como auténtico objeto de veneración surge en medio de Boulogne Billancourt (la «cuna» de Renault y que también se identifica con las siglas BB) en una exposición que, con el título de «Brigitte Bardot, los años despreocupados», rinde homenaje a la estrella.

«Esta exposición va a contar su vida, la vida de ustedes, una página de la historia de Francia», asegura su biógrafo, el periodista Henry-Jean Servat, comisario de la exposición que se inaugura el 29 de septiembre en esta localidad al oeste de París.

Novecientos metros cuadrados se antojan pocos para los ríos de tinta y millones de páginas, kilómetros de cinta cinematográfica y miles de palabras dedicadas al mito viviente Bardot, recluida en su casa «La Madrague», junto al Saint Tropez de la Costa Azul que contribuyó a promocionar.

Objeto de deseo para millones de hombres, desde 1992 casada con su cuarto esposo, Bernard d'Ormale, y entregada a causas «animales» -la Bardot se comunica con el mundo ahora por escrito y para luchar contra el maltrato a seres vivos no humanos- las únicas palabras de BB llegan hoy vía cuestionario previo. «No echo de menos el cine», habla hoy Bardot en «Le Parisien», el diario de la capital al que ha permitido difundir su palabra, manuscrita en dos páginas, y donde considera que «los filmes actuales no tienen interés».

«No tienen guiones, diálogos, los actores ponen su talento al servicio de directores bastante tristes», considera Bardot, angustiada no por el paso del tiempo, sino porque éste pasa sin conseguir lo que ya es su combate desde hace años.

"El tiempo que pasa sin llegar a victorias reales, a pesar de la energía que gasto; sí, eso me angustia porque no soy eterna", afirma antes de mencionar sus "frentes": las pieles, las corridas de toros, la experimentación animal, los circos, los zoológicos... todo aquello que considera "escandaloso".

Las consecuencias de ser un mito erótico

Su ex marido y descubridor, Roger Vadim, aseguró que a la Bardot lo que le preocupaba realmente era que todo el mundo se enamorara locamente de ella y para siempre; hoy BB se declara «asustada» por la humanidad. La protagonista de «Y Dios creó a la mujer» (1956), filme que la convirtió en mito erótico, reconoció ya en 1960 que su vida se había convertido en algo «imposible» por el asedio que le impuso la fama.

«Pasé mi juventud huyendo de los fotógrafos y los periodistas, que fastidiaron esa etapa de mi vida y fueron algo responsables de mi intento de suicidio el 28 de septiembre de 1960», asegura Bardot, cuyas palabras se publican rodeadas de instantáneas, sin embargo, que son posados fotográficos de momentos íntimos que la estrella expuso públicamente.

La exposición continúa, a pesar del distanciamiento de la musa en su retiro mediterráneo, con una nueva exhibición de su vida y obra, de objetos personales y creación y recreación del mito, esta vez en homenaje en vida de quien representó a la misma República Francesa como Marianne, un busto para el que se tomaron como modelo sus rasgos faciales.

Exposición

Hasta el 31 de enero del próximo año la exposición de BB en BB exhibirá objetos cedidos por coleccionistas, instituciones y artistas internacionales, así como personas que marcaron la vida de la estrella.

Sus 17 películas más importantes -con carteles originales, tráiler, entrevistas con sus directores- de una carrera cinematográfica que suspendió en 1973, una reconstrucción del dormitorio de su infancia y el relato de sus conquistas son algunos de los momentos «fuertes» de la exposición en Boulogne Billancourt, en cuyos estudios la estrella rodó en varias ocasiones.

Será el recorrido por la vida de una mujer, símbolo sexual, apartada de los focos hoy, pero que autoriza una exposición en la que se podrán adquirir sus filmes en dvd, sus fotografías y hasta butacas y mesas estampados con la imagen de los labios de quien representó, según Marguerite Duras, «la aspiración no confesada del ser humano de sexo masculino».