ES NOTICIA EN ABC

Alden Ehrenreich: «Mi reto es cómo hacerme dueño de un personaje tan icónico como Han Solo»

Lo descubrió Spielberg. A sus 27 años ha rodado con Coppola, Woody Allen, Warren Beatty... En la saga de «La Guerra de las Galaxias» dará vida al personaje que catapultó a la fama a Harrison Ford

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hollywood es un enorme cazador de estrellas que luego cuelga en su cielo para distracción del mundo. El último en caer en sus redes es Alden Ehrenreich. Será el nuevo Han Solo, el inolvidable personaje de la saga de «La Guerra de las Galaxias», que lanzó en los setenta la carrera de Harrison Ford. Ehrenreich, que se encuentra de lleno preparando este papel, nos recibe en Los Ángeles para hablar de su nuevo filme, «La excepción a la regla», una cinta donde se puso a las ordenes de Warren Beatty. Mirada intensa, descarada, actitud dejada, a lo James Dean, Alden es el actor fetiche de los directores autores: Francis Ford Coppola en «Tetro», Woody Allen en «Blue Jasmine», los Coen en «Hail Caesar», y Beatty en «La excepción a la regla», filme que retrata el lujoso mundo del multimillonario Howard Hughes. Su padrino fue Steven Spielberg, que le descubrió en un vídeo en una fiesta cuando apenas tenía 14 años.

P - —¿Habla español?

—Un poquito. Soy un gran lector y Hemingway despertó en mí una atracción enorme por España. Me encanta. Fui a Madrid con Francis Ford Coppola y su mujer, promocionando mi primera película. Luego regresé con amigos y pasé por Madrid y Barcelona. Allí me quedé seis días en un festival de música.

P - —Coppola le dijo cuando rodó «Tetro» que mantuviera la inocencia. ¿Ha sido capaz de hacerlo?

—Sí, tanto como he podido. Tengo la fortuna de disfrutar con el trabajo que hago y la suerte de colaborar con gente de muchísimo talento. Creo que mi inocencia está intacta. Los sueños de mi infancia se han cumplido.

P - —Cuando uno cumple sueños, ¿se inventa otros?

—Un sueño conseguido no es una meta sino el principio del camino. Espero continuar aprendiendo según avanzo.

P - —Haber ido a la Universidad de Nueva York habrá influido en su carrera. Hoy son pocos los actores que dedican tiempo a prepararse, sobre todo cuando hay directores como Woody Allen o Warren Beatty esperando para trabajar con usted.

—Lo sé, lo sé. Siento que mi mejor aprendizaje lo he recibido durante los ocho años que he estado trabajando en el cine. Hice mi primera película con Coppola justo antes de empezar en la Universidad. Fue un golpe de suerte que lo cambió todo. Fui a la universidad sabiendo lo que era el trabajo y lo que esperaba de mi carrera. Sabía cómo aplicar lo que aprendía.

P - —Debe ser muy diferente rodar con Warren Beatty a hacerlo en «La Guerra de las Galaxias».

—El trabajo es el mismo, lo importante de cualquier película es el director. He tenido la fortuna de colaborar con grandes realizadores protagonizando personajes muy interesantes. «La Guerra de las Galaxias» es una gran oportunidad porque es un filme enorme, pero en su raíz es una historia con corazón.

P - —Han Solo le perteneció antes a otro actor. ¿Va a ser capaz de quitarle la propiedad, la seña de identidad de Harrison Ford?

—Mi reto es encontrar cómo me hago dueño de un personaje tan icónico como Han Solo. Dependo también de los directores (son dos) y cómo se enfrenten a la historia y a mi papel dentro del filme. Lo voy a interpretar en otra época de su vida, así que, en ese sentido, es un personaje completamente distinto al que hemos visto. Estoy estudiando cómo lo hago.

P - —Es bueno a la hora de romper las reglas. ¿Es usted ambicioso?

—No lo sé, espero serlo. Warren (Beatty) es un brillante ejemplo de cómo hacer las cosas de la forma en que tú deseas. A veces, cuando te enfrentas a las convenciones, hay que tener una energía determinante y espero tenerla durante toda mi vida.

P - —¿Cómo fue trabajar con Lilly Collins?

—Es estupenda, con ella mantengo una relación de amistad increíble. Me encantó trabajar a su lado.

P - —La belleza y el glamur pueden confundir cuando se consigue el éxito.

—Sí, desde luego son distracciones. Depende del lugar que quieras ocupar dentro de este negocio. Hay gente para la que verse bien arreglada es parte de su trabajo. Viven de salir en las revistas porque se alimentan de la imagen que se han creado. Otros, entre los que me encuentro, se preocupan menos por ese aspecto y prefieren trabajar en la película.

P - —Tiene la suerte de que la cámara le retrata particularmente bien.

—No lo sé, trato de evitar pensar en ello. El físico juega un papel importante en la carrera de cualquier actor, pero es imposible controlarlo. He trabajado con gente muy meticulosa en cuanto a su imagen, y esa actitud forma parte de su trabajo. A mí no me importa tanto. Me gustaría ser un ejemplo como actor.

P - —¿Cuáles son sus expectativas?

—Quiero continuar trabajando de forma consistente con grandes directores, esa es mi meta principal.

P - —¿Ha sido decisivo Steven Spielberg en su carrera?

—Ha sido enormemente importante, no sé qué hubiera sido de mí de no haber tenido su ayuda al principio. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que fue él quien puso mi pie en la puerta de la industria. Me abrió la oportunidad a conseguir un agente. Conozco a muchos actores que batallan terriblemente por conseguir un agente que los represente. Esta es una carrera muy difícil y Steven no sólo me ayudo a una edad muy temprana, sino que su confianza me dio seguridad. Es algo que llevo conmigo, que me protegió durante los siguientes cinco años, en los que todo el mundo me rechazó y nadie me ofreció ningún papel. Estaba seco de trabajo, pero su confianza me mantenía creyendo en mí. Por él estoy aquí.

P - —Crecer en Los Ángeles le ayudaría a entender lo que realmente se cuece en esta ciudad.

—Creo que sí. Aprendí de Hollywood desde dentro, gracias a los padres de mis amigos, que cuando era niño me mostraban en sus casas su trabajo. Cuando vives aquí, conoces las costuras de la industria. No te afecta tanto el delirio que provoca la industria y el brillo como a los que vienen de fuera. He tenido la oportunidad de ver el negocio en los ojos de sus creadores y esa es una gran oportunidad. A mi edad, aprecio haber crecido en Hollywood y trabajar aquí, porque mis amigos y mi familia están en el mismo lugar que mi trabajo. La gente con la que pasas tu tiempo definen el sentir de tu vida.