Niños Mutantes: «Aireamos nuestros trapos sucios, estilo Kardashian»

La banda granadina cierra su gira este sábado en La Riviera

Actualizado:

Después de pasar el último año y medio recorriendo sin descanso la geografía española con «Diez» y su continuación «Diez y Medio», ha llegado la hora de que Niños Mutantes cierren un ciclo y se encaminen hacia otro nuevo. Y es que los granadinos tienen entre manos el broche final perfecto para despedirse de su aclamado décimo disco y su epílogo, con los que no han dejado rincón de la Península sin visitar. Dos trabajos impecables que han cosechado grandes críticas a uno y otro lado del charco, arrasando también en su gira latinoamericana por México, Venezuela, Panamá y Colombia. Una intensa etapa cargada de éxitos a la que ponen punto y aparte con dos conciertos fin de gira: el que dieron el pasado sábado 10 de noviembre en Barcelona y el que tendrá lugar este sábado 1 de diciembre en Madrid (sala La Riviera).

¿Qué podemos esperar de este concierto de fin de gira? Habéis preparado algo especial o será simplemente dejarse llevar con los fans en una gran fiesta?

Lo hemos preparado a conciencia para que la gente recuerde este fin de gira como nuestra visita anterior a La Riviera con Mutanciones. Básicamente vamos a despedir «Diez» y «Diez y Medio», pero también rescataremos canciones que llevaban tiempo en el desván y que la gente reclamaba. Y además hay alguna que otra sorpresa. En el fin de gira en Barcelona probamos parte de lo que pasará en Madrid y estamos convencidos de que va a ser la despedida que esta gira se merece.

Vuestros dos últimos discos han sido muy aplaudidos, ¿cuáles creéis que han sido las claves de su éxito?

No acomodarnos. Salir del camino que llevábamos y meter los dedos en el enchufe para volver a sentir la electricidad. Y como siempre, porque intentamos llegar con las letras al corazón, al cerebro o a las vísceras, a ser posible a la vez.

¿Cómo ha sido la gira latinoamericana? ¿Alguna anécdota memorable? Seguro que hay más de una...

Muchas... lo de tocar en Caracas en 2018 da para un libro. La Embajada de España sufrió con nuestras escapadas al plan previsto, temían por nuestra seguridad. Normal, pero era claustrofobico estar encerrados en un hotel. Muy surrealista. En Sudamérica no paramos de sorprendernos: en Medellín apareció una pareja que se casó poniendo una cara B de un single nuestro del 2000 como marcha nupcial...

¿Qué os está inspirando últimamente para escribir? Componeis con disciplina o por impulsos?

Componer es entrar en una especie de trance en el que estás abierto a que entren sonidos y palabras en tu cabeza. Cuando estás de gira ese modo mental no está activo. Hace falta más calma. Y es maravilloso cuando de repente cada día aparecen fragmentos y cimientos de canciones futuras. Ahora mismo estamos experimentando un cambio importante en el sistema de trabajo: empezamos a componer no con guitarras, sino con herramientas digitales. Intercambiamos bocetos y pensamos en ellos, antes que coger los instrumentos en el local. Mis últimos bocetos están hechos íntegramente en este teléfono móvil. Si se usa con inteligencia puede ser una herramienta increíble que renuevan una estética musical de dos décadas, es un mundo nuevo y el reto es utilizarlo para reinventarnos otra vez.

¿Qué planes tenéis para 2019?

Componer, reflexionar sobre dónde queremos ir y tocar menos, que hace falta descansar.

Veinte años dan para que una banda sea una familia. ¿Qué cosas suelen haceros discutir? ¿Cómo solucionasteis vuestra peor discusión?

Todo nos hace discutir, pero en todo acabamos entendiéndonos. Nuestra peor discusión casi nos hace separarnos, en abril de 2016. Y la solución fue contarlo a los cuatro vientos, estilo Kardashian. Airear nuestros trapos sucios fue la mejor terapia imaginable. Eso, y viajar juntos a Sudamérica y recibir aplausos, que lo curan casi todo.

¿Cómo se os ha quedado el cuerpo después de las últimas elecciones en la SGAE, y qué os parece la nueva directiva? Estoy hablando con muchos músicos que están muy indignados...

Hemos participado en la campaña para no votar tras el bochornoso bloqueo al voto electrónico. La SGAE está en manos de una panda de pícaros. Creo que ya no tenemos fe ninguna en que esto tenga arreglo. Llevan años riéndose de los que no formamos parte de esos trapicheos, que son de muchos millones de euros. Espero que en un futuro cercano un tribunal condene por estafa a los que se han lucrado con estos tejemanejes.

¿Qué pensais delmecanismo de recaudacion conocido como «la rueda»? Los que participan de ella la defienden a capa y espada, y los que no, creen que es un robo....

Entre las televisiones y cuatro listos organizaron un sistema que apesta y que ha hundido los ingresos de los autores de los que no estamos en ese lío y que trabajamos honradamente. El Gobierno debe de intervenir SGAE urgentemente, y la Fiscalía está tardando en llevar a unos cuantos a los tribunales.

1 de diciembre - Sala La Riviera. Entradas:

https://www.ticketea.com/entradas-concierto-ninos-mutantes-concierto-fin-de-gira-en-madrid/