The Mystery Lights
The Mystery Lights - ABC
Música

The Mystery Lights: «La buena música no debería echarse a perder con letras cursis»

Primera visita a España de la nueva sensación del garage-rock, una banda «tan buena como parece» según New Musical Express

Actualizado:

El sello Daptone Records, líder mundial de música soul actual, presenta el debut de este grupo de jóvenes espasmódicos que están generando una gran expectación en la boyante escena de garaje a través de su sello filial Wick Records. Aunque su sonido remita a las profundidades de Texas a mediados de los años sesenta, The Mystery Lights lo forma una panda de chicos desaliñados de Brooklyn en el siglo XXI, que ahora visitan España por primera vez para presentar su material, una combinación de entusiasmo implacable y melodías infecciosas que fue grabada en una cinta de 8 pistas en la legendaria House of Soul de Daptone por la superestrella del estudio Wayne Gordon y el productor JJ Golden, quien califico este álbum de debut como «el más ardiente en el que he participado».

Esta será su primera gira española, ¿qué expectativas tienen?

(Mike Brandon, voz y guitarra) Pues efectivamente, es la primera vez que vamos de gira a España. Y la verdad, no tenemos ni idea de lo que nos vamos a encontrar, ¡estamos muy emocionados!

¿Les gusta alguna banda española?

Sí, ¡Aviador Dro!

Su disco ha tenido muy buena acogida, ¿cuál ha sido la fórmula de su éxito?

Que es oscuro, pero a la vez puede pegarte una buena patada en el culo.

Sus influencias están muy claras, pero suenan con personalidad propia. ¿Tuvieron que ir puliendo clichés en sus primeros días?

Al principio de nuestra carrera solíamos hacer versiones de muchas canciones con toque garajero, como «Stroll On» de The Yardbirds, «Don't look back» de Barry & The Remains y cosas así. Todo ese aprendizaje nos ayudó a encontrar nuestro propio estilo y empezar a componer nuestras propias canciones. Muchas de esas canciones que versionábamos eran viejos clásicos de los sesenta, que casi siempre hablan sobre mujeres y corazones rotos, con música dura y áspera pero letras muy, muy cursis. Mi idea fue montar una banda que pegara fuerte, pero que a la vez tuviera letras algo más profundas que «estoy llorando porque mi novia me ha dejado y me siento muy solo» (risas). Las letras son muy importantes para mí, y la buena música no debería echarse a perder por culpa de unas aburridas letras cursis.

¿Qué es lo más importante a la hora de subir al escenario?

Cuando salimos al escenario vamos con la actitud de dejar fluir la noche, sin ningún repertorio en particular premeditado. Nos gusta que los conciertos sean divertidos, orgánicos, con libertad para hacer lo que te dé la gana. Mantener la espontaneidad, ¿sabes lo que quiero decir? A veces nos ponemos a improvisar con pequeños riffs que nunca hemos tocado antes, y los convertimos en momentos mágicos que pueden ser más breves o más largos, pero que muchas veces terminan siendo el germen de nuevas canciones en el futuro. Así que nuestro público muchas veces es testigo del nacimiento de nuestras canciones. Otra cosa importante acerca de los shows en directo es que siempre nos enfrentamos a ellos como si fueran el último. conjurando hasta la última gota de energía para conseguir que el escenario se convierta en un lugar explosivo.

Comparten un piso en Queens, ¿cómo está la escena musical neoyorquina actualmente?

Sí, nuestro bajista Alex Amini ya vivía allí. Tenía un par de habitaciones disponibles a un precio extremadamente asequible, en una zona tranquila, y con un gran sótano donde pudimos construir nuestro estudio de grabación y local de ensayo. Ahora mismo estamos en la situación perfecta, viviendo todos juntos, tocando en el sótano, y nuestros vecinos son amigos nuestros así que no tenemos quejas. Además, en metro tardamos muy poco en llegar a Brooklyn y a Manhattan. La escena musical ha crecido mucho en los últimos dos años, con bandas como Surfbort, Worthless, Church Bats, Breanna Barbara, Hank Woods and The Hammerheads, Daddy Long legs, The Baby Shakes, Roya, Future Punx, PMS & The Moodswings, y muchas otras. Todas las bandas del sello Daptones también viven por allí.

Su estilo de música parece vivir un buen momento a nivel internacional, ¿no cree?

Definitivamente, parece que hay un resurgir de la música inspirada en los discos de los años sesenta, pero sobre todo, lo mejor es cuando escuchas a una banda que le da su propio toque.

¿Están trabajando ya en su próximo álbum?

Sí, empezamos el mes pasado, justo antes de empezar esta gira. Hemos grabado 4 o 5 canciones (dos de las cuales serán publicadas en un vinilo de 45 revoluciones muy pronto), el resto de los temas los grabaremos cuando volvamos a casa en abril. Seguramente tocaremos algunas de estas canciones en los conciertos, dependiendo del momento y de cómo nos sintamos, mezclándolas aquí o allá en el repertorio para ver qué tal las recibe el público.

¿Cómo se sienten por formar parte de la familia Daptone?

Extremadamente honrados, amamos todo lo que hacen. El sello está dirigido gente maravillosa, con un gusto musical muy refinado, y que forma una familia grande y sólida.

¿Algún otro sello les ha tentado?

Pues sí, algunas discográficas nos dan toques de vez en cuando, pero tenemos una relación tan fantástica con Daptone que no creo que vaya a tener un final cercano. Somos una familia, y eso va más allá del negocio. Daptones es definitivamente nuestro hograr.

The Mystery Lights, viernes 10 de febrero en Moby Dick, a partir de las 21:30h. Entradas a 15 euros anticipada, 20 en puerta. la banda también pasará por San Sebastián (día 9) y Bilbao (11).