Leslie Grace: «Lo que denigra a una mujer, puede empoderar a otra»

La superestrella de la música latina está de gira por nuestro país y actúa este jueves en la sala Shoko

Actualizado:

Leslie Grace, una de las más grandes estrellas del universo latino, está de gira en España para expandir su música urbana por una decena de clubes de nuestro país. Precedida por el rotundo éxito de Duro y suave, y otra vez de actualidad con el sencillo Díganle remix, feat. Becky G y CNCO, la artista de ascendencia dominicana desembarcó el 5 de octubre en Granada y hasta el momento ha pasado por Zaragoza, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y Sevilla. Hoy actúa en la sala Shoko de la capital, antes de continuar su rumbo hacia Alicante (19 octubre) y Barcelona (20). En estas diez citas Leslie no está haciendo shows al uso, sino sesiones sin banda que sirvenpara transmitir toda la energía de la cantante y compositora nacida en el Bronx neoyorquino y criada en Florida («en una familia que me enseñó a valorar mucho las cosas», dice con orgullo), que este año presentará el cuarto trabajo de su carrera.

Grace lanzó en 2009 su álbum debut, «Passion». Tres años más tarde, su versión bilingüe del hit de la mítica girl-band de los '60 The Shirelles «Will you still love me tomorrow» encabezó las listas Billboard Tropical Songs y Billboard Latin Airplays. Siguieron éxitos como el álbum «Leslie Grace» –que incluía una versión de «Be my babe» de las Ronnettes, en línea con su pasión por las bandas de chicas de la Motown–, los singles «Odio no odiarte» y «Nadie como tú», de 2015, el EP «Lloviendo estrellas», el o los más recientes singles «Díganle», con Becky G, «Duro», con Wisin, y «Aire», con Maluma. Bienvenidos a la «Gracevolution».

¿Qué tal su primera gira española?

Jamás podría haber esperado el recibimiento que me han dado, ha sido increíble. Me han esperado en los aeropuertos, en las radios, en todos lados me han tratado genial.

Después de la gira actuará en los Latin American Music Awards. ¿Cada vez compiten más con los Latin Grammy?

Voy a estar con Becky G, Gloria Trevi y otras mujeres, va a ser una noche de empoderamiento femenino. Ahora se acercan cada vez más a los Grammy, sí, por el crecimiento tan grande de la música latina a nivel mundial.

¿Su próximo disco tendrá un hilo argumental?

Sí, tratará de las cosas que nos pasan a las mujeres de mi edad, me pasan a mí, a mis amigas... Tenemos la responsabilidad de hacer que el movimiento femenino se sienta identificado con el género urbano, que ha sido dominado por los hombres mucho tiempo. Las nenas de hoy tiene que tener música con la que vivir y con la que sentirse identificado. A nivel sonoro va a tener mucha fusión de estilo urbano y R&B.

¿Habrá algo de estilo girl-band sesentero?

Esa música es muy importante para mí. Yo crecí en El Bronx escuchando R&B, soul, jazz... además de música tropical, claro, por mi familia dominicana. Las girl-bands me gustan porque soy un poco almita vieja (risas). Y te voy a dar un adelanto en exclusiva: en el disco voy a intentar incluir también un sample de Nina Simone, que es de mis artistas favoritas de todos los tiempos. Hizo demasiadas cosas para una sola vida.

En la escena urbana, cuando una mujer intenta lanzar un mensaje de empoderamiento, el público suele malinterpretarlo. Le pasó a Becky G con «Mayores».

Sí. Yo creo que es porque cada uno tiene su perspectiva, su manera de asimilar las cosas. Algunas veces, lo que es degradante para una mujer, empodera a otra. Y ni yo ni nadie puede obligar a un artista a que cante algo, o por el contrario obligar al público a que le guste una determinada canción. En el fondo, lo importante es que haya variedad. Que haya una Becky G, o una Karol G, o una Gray C o una Leslie Grace, que tengamos espacio para estar todas. Que las mujeres tengan una pluralidad de estilos para escoger. También tiene que haber mujeres con poder en la industria, mujeres que entiendan la apuesta musical de las chicas de hoy en día para que nos den ese espacio. Siempre hemos tenido una perspectiva masculina muy bien defendida dento de la industria, ellos piensan diferente y no nos daban tanta oportunidades. Ahora es nuestro turno.

¿Ha sufrido muchos comportamientos machistas en la industria?

Oh, sí. Yo creo que cualquier mujer que se dedique a la música los ha sufrido en algún momento de su carrera.

Ha hecho una colaboración con una banda de K-Pop. ¿Es posible una fusión de estilos, más allá de las colaboraciones puntuales?

La fusión de la que hablas es algo que se está gestando mientras hablamos. Mi colaboración con Superjunior ha sido algo increíble, y ellos ya han hecho otra con Reik que se titula «One more time». Superjunior tienen más fans en Latinoamérica que en Corea, ¡es una locura! Es alucinante ver a los peruanos cantar canciones en coreano. La gente se cree que hay pocos fans de esta música, que es algo para freaks del anime, pero es un movimiento casi tan grande como el de música latina. Yo he conocido a gente en Puerto Rico que me ha conocido gracias a mi colaboración con Superjnior. Gente latina, que me ha concido gracias al pop coreano. Yo estoy muy sorprendida con este fenómeno.

Los artistas del K-Pop a veces viven muy maltratados por sus compañías.

Es verdad. Los sellos reclutan niños con seis, siete, ocho años, y los preparando durante seis o siete años hasta que están preparados para lanzar su carrera. Entiendo que haya algunos artistas infelices, es una forma un poco rara de entrar en el mundo de la música, muy distinta a lo que hacemos en el resto del mundo. Pero es un movimiento que cada vez va a pegar más fuerte, ya lo verás.