Folk

Germán Díaz, «el Jimi Hendrix» de la zanfona fusiona música y medicina

Estrena su «Método cardiofónico», basado en los ritmos de latidos del corazón que el doctor Iriarte grabó en los años 40 en placas de pizarra

Actualizado:

Germán Díaz (Valladolid, 1978), sobrino del prestigioso musicólogo, folclorista y antropólogo Joaquín Díaz, es uno de los instrumentistas más prestigiosos y avezados de la zanfona, una especie de violín mecánico en el que las cuerdas vibran por la fricción de una rueda que gira gracias a un manillar. Ha sido miembro de formaciones emblemáticas como la Viellistic Orchestra o la Orquesta de Zanfonas de Francia, entre sus colaboraciones cuenta a Wafir Shekeldin Gibril, Pascal Lefeuvre, Valentin Clastrier, Quarteto Medieval de Urueña, Paolo Angeli o Tasto Solo, y ahora presenta y estrena en Conciertos de Estío su «Método cardiofónico», basado en los ritmos de latidos del corazón que el doctor Iriarte grabó en los años 40 en Bilbao en placas de pizarra. Tomando como base estos latidos, Díaz crea un universo sonoro único con los instrumentos mecánicos que utiliza, y que leen los cartones perforados donde escribe las melodías.

«Estamos muy contentos con la acogida de este proyecto», dice Díaz. «El método Cardiofónico reúne el mundo de la fonografía, de la medicina y de los instrumentos mecánicos, todo ligado con la improvisación, y ha causado bastante curiosidad». El artista vallisoletano explica además que «el argumento de este trabajo es diferente a todos los demás discos que hemos editado, y también la instrumentación». Esta pequeña revolución que ha emprendido ha generado mucho interés dentro y fuera de España, y por eso «hemos tenido bastante trabajo, en la península y en otros lugares como Alemania, Francia, Austria, República Checa, Estonia, Islas Mauricio, China...».

En todos estos países Díaz ha vivido experiencias inolvidables, pero seguro que ninguna tan insólita como la que vivió en el Centro Conde Duque hace unos años. «Sí, tengo un recuerdo un tanto singular, porque hace años, cuando íbamos a salir a tocar a ese mismo escenario, vino el encargado de seguridad al camerino y nos dijo que teníamos que abandonar la sala porque había un aviso de bomba, y nos fuimos pitando con los instrumentos. Íbamos a presentar el disco del cuarteto acústico de Baldo Martínez -«Zona acústica»-, y hubo que posponer la fecha, claro está. Finalmente no hubo explosión», bromea el zanfonista.

Esta vez, sin sustos de por medio, Díaz regresará a Conde Duque para interpretar «el programa del disco, y posiblemente también algunas melodías nuevas que no están en el CD. Sobre el escenario estaremos David J. Herrington con trompeta y tuba, Benxamín Otero, corno inglés y oboe, y yo, con la zanfona e instrumentos mecánicos tan curiosos como el órgano de barbaria o la rolmónica cromática... y por supuesto, estará el gramófono desde el que se escucharán los latidos de las plazas de pizarra originales en las que el Dr. Iriarte grabó su “método cardiofónico”».

El concierto tendrá lugar el miércoles 13 de julio en el Centro Cultural Conde Duque, a partir de las 20h. Entradas a 10 euros anticipada (8 euros reducida para estudiantes, mayores 65 años, parados..) y en puerta.