A degüello en ERC

Actualizado:

Hace casi cuatro años, la presión de las bases de ERC defenestró a Josep Lluis Carod Rovira tras su primer fracaso electoral en Cataluña. Su sustituto, Joan Puigcercós, pese a haber capitalizado cierto protagonismo en el tripartito, ha terminado de hundir a ERC. Su republicanismo irrespetuoso y sectario, su independentismo ajeno a la lógica de los tiempos, un partido profundamente dividido y un severo castigo electoral constituyen su herencia. ERC jubila a Puigcercós, convertido en una víctima de sus propios excesos, de la incoherencia programática y de un evidente aburguesamiento que sus votantes, hartos, no le han perdonado.