Cambio de guardia

Voto robado

Algo tan viejo como el sórdido caciquismo del siglo XIX. Una mastodóntica versión del modelo mafia siciliana

Gabriel Albiac
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No era voto cautivo. Era voto comprado. Robado, en esa misma medida, a todos cuantos ciudadanos confiaban en la igualdad universal de los depositarios de papeleta en urna. La compra -el robo, pues- del voto anula la democracia. Porque hace bazofia de los sueños. Y de las ilusiones, carroña. Y todo lo trueca en triste pitanza de esclavos: ¡come y calla!

Lo de Huévar del Alfaraje, que fue documentado ayer por ABC, no es, desde luego, nuevo. Y eso es lo grave: que sea la normalidad andaluza, desde que el PSOE instalara allí un monopolio político que Felipe González soñaba iba a durar, al menos, medio siglo: acertó, casi. Y que, a lo largo de cuarenta años, ha impuesto allí

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac