En primera fila

Por voluntad propia

Es una temeridad gobernar de espaldas a la mitad del Parlamento cuando tus socios quieren desgajar España

Ana I. Sánchez
Actualizado:

La genuflexión que el PSOE realizó la semana pasada ante Bildu es la prueba objetiva de que el Gobierno prefiere asociarse con partidos radicales antes que con constitucionalistas. Tanto se han distanciado los socialistas del bloque de la derecha, que cayeron en el error de creer que debían arrastrarse ante Arnaldo Otegui para convalidar los seis decretos de Pedro Sánchez en el Congreso. Sin embargo, con una simple llamada a Ciudadanos se hubieran enterado de que esta formación sopesaba apoyar tres textos y abstenerse en otros dos. Una posición que hacía innecesaria cualquier plegaria a Bildu y PNV para cinco de los seis decretos. Un segundo contacto con UPN le hubiera permitido saber que este partido -socio del PP- iba

Ana I. SánchezAna I. SánchezRedactoraAna I. Sánchez