Visiones sobre Rato

Rodrigo Rato vuelve a casa y muchos le sitúan ya al frente de alguna empresa en

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Rodrigo Rato vuelve a casa y muchos le sitúan ya al frente de alguna empresa en cuanto pise suelo español

David Taguas ha criticado los servicios de estudios de los bancos. ¿Qué fue del viejo corporativismode antaño?

José Oliu ha fichado en tiempo récord a un segundo, Jaime Guardiola, todo un experto en Iberoamérica

Empiezan las quinielas en torno al futuro del aún director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato. El próximo mes de octubre le tendremos otra vez en España y el primer reflejo condicionado por el currículum del propio afectado es pensar en clave política. ¿Vuelve el ex ministro de Economía «por si acaso»? (y que cada uno sustituya estas tres últimas palabras por eso que se le está ocurriendo). Los que le conocen, y viven con él, han hablado clara y rotundamente en este sentido: NO. Pero es que además han sido más explícitos en sus declaraciones. No sólo no va a volver a la vida política española, sino que su vuelta tiene que ver con un destino totalmente distinto: alguna empresa privada.«cuya identidad se conocerá en su día».

Haciendo un esfuerzo sobrenatural, nos lo creeremos, aunque esto tampoco aclare demasiado las cosas. ¿Qué empresas españolas pueden requerir los servicios de nada más y nada menos, un ex responsable del FMI?

A bote pronto, los nombres pueden ser numerosos y las opciones muy variadas. El primer nombre que se ha mencionado es el de Endesa. La eléctrica española comienza una nueva etapa en su ya larga existencia, con Enel y Acciona como accionistas de referencia. Obviamente, necesitará un nuevo presidente, sin que sea necesario añadir más comentarios. Ahora bien, quizás sea un exceso pensar en Rato como presidente de una compañía que tiene un futuro un tanto «raro». No parece que la versión reducida de Endesa, la que va a quedar tras la entrada de sus nuevos socios, necesite de un personaje como Don Rodrigo, que, no hay que olvidarlo, tiene categoría de ex jefe de estado.

También está vacante la presidencia de FCC, ahora que Marcelino Oreja ha anunciado que se marcha en los próximos meses. Otra cosa es que se esté buscando un perfil como el de Rato. De momento, algunos comentan que Oreja también fue ministro, lo cual es muy del agrado de Esther Koplowitz.

Sin embargo, ciertos rumores, algo más insistentes que otros, situaban el futuro de Rato en Caixaholding, el grupo de participaciones industriales de la primera caja española. Algo que si bien en el sector financiero, dicen se aplaudiría, en la propia entidad de ahorros sorprende y mucho. Más que nada porque Ricardo Fornesa acaba de ser nombrado hace apenas un par de semanas presidente de dicha corporación. Es verdad que Fornesa tiene ya una edad, sí, pero nombrarle para un «ratito», tampoco es muy lógico. Además, recuerden, Rato no es catalán...

El BBVA deberá abordar en un par de años el relevo de su presidente. Muchos verían con muy buenos ojos que, ya más descansado y pasadas las elecciones (y si ha ganado el PP, con mayor razón) Rato pudiera «pilotar» el avión que dirige ahora Francisco González.

Bien mirado y calibrado, quizás, puestos a escoger una empresa a la altura de Rodrigo Rato, la mejor sería el Banco Santander, que antes o después también deberá pararse a pensar en la sucesión de Don Emilio. El único inconveniente es que, por tradición, para presidir esta entidad hay que llamarse Botín, y ese apellido no figura entre los de Rato.

Si hacemos el esfuerzo antes apuntado, ¿por qué no creernos, sencillamente, las razones del propio ex vicepresidente segundo del Gobierno Aznar? «Razones personales», ha dico. Para atender a la educación de sus hijos, descansar, que seguro que lo necesita, después de tres años al frente de este organismo internacional y tras tanto trasiego entre Washington y Madrid para ver a sus tres hijos. Con 58 años, prestigio internacional conseguido con creces y con una holgada situación económica, habría que estar muy loco para querer volver a la vida política o intentar enderezar empresas con problemas o simplemente sentarse en un consejo de cualquiera de ellas. Otra cosa bien distinta es que decida ayudar a confeccionar al PP un programa económico en condiciones, para ganar las próximas elecciones de 2008. Más lógico, es.

Curiosa casualidad

Hablando de políticos, cuentan que el actual director de la Oficina Económica del Presidente José Luis Rodríguez Zapatero, David Taguas, ha criticado con cierta «acritud» las previsiones de los servicios de estudios de algunas entidades financieras españolas, tales como BBVA, La Caixa y Santander. Según Taguas -que curiosamente procede de uno de estos servicios de estudios, en concreto del de BBVA, como el ex candidato a la Alcaldía de Madrid, su compañero Miguel Sebastián- los economistas de estas entidades afirman «frívolamente» que la llegada de inmigrantes de los últimos años es responsable de buena parte del crecimiento económico.

Fichaje en tiempo récord

Y, también, hablando de banqueros, otro que está siempre en boca de todos, aunque a él no le haga ni pizca de gracia, es José Oliu, presidente de Banco Sabadell. Su último mérito: cerrar en tiempo récord el amplio hueco dejado por su segundo, Juan María Nin. El nuevo número dos de Oliu, Jaime Guardiola, hombre «clave» de FG en Iberoamérica, sobre todo al frente de su expansión por México, a través de la filial Bancomer, da muchas pistas sobre qué es lo que quiere Oliu de su nuevo consejero, si bien, en principio llega con cargo de director general. El Sabadell, que parece haber copado ya sus compras en España -si bien nunca descarta seguir adquiriendo entidades españolas-, se prepara para ampliar su gran salto al exterior. La compra de la entidad con sede en Miami TransAtlantic Bank se queda pequeña para sus aspiraciones. ¿Preparado pues para hacer las Américas? Guardiola, seguro que sí.