Vietnam del sur

Para la izquierda andaluza, el Gobierno del cambio invade un territorio que cree suyo por derecho consuetudinario

Actualizado:

El debate de investidura resultó un trámite sencillo, sin dificultades relevantes para un Juanma Moreno sereno y crecido. Pero no es en el Parlamento donde el flamante presidente va encontrar a sus principales enemigos. Tampoco, de momento, en su socio Juan Marín, que tiene química con él como la tuvo con Susana Díaz porque es sobre todo un buen tipo; en ese sentido, los problemas internos que pueda tener el recién nacido bipartito vendrán de la rivalidad entre sus líderes nacionales respectivos. Es en la Administración y en la calle donde le esperan los mayores peligros, más importantes que simples piedras en el camino. Va a sufrir una oposición en pinza a base de tumulto y de quintacolumna, de guerrilla