Un victorino en el Senado

Si la tauromaquia no es necesaria igual tampoco lo son la danza o el teatro, sin las cuales podríamos existir, aunque de forma más pobre

Carlos Herrera
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Acostumbraba a decir el inolvidable Juan Pedro Domecq que la Fiesta de los toros se basaba en un animal fiero y bravo al que, siguiendo lentos criterios ganaderos, se le enseñó a embestir metiendo la cabeza en un trapo y haciendo el avión. Otro ganadero, y no cualquiera, Victorino Martín, anduvo de comparecencia en una Comisión del Senado -de Cultura y Deporte- para ilustrar a sus señorías acerca de aspectos elementales del toro, ese animal que, guste más o menos, vertebra de norte a sur nuestro país desde hace siglos, manifestándose en cada territorio acorde a sus muchas expresiones. Victorino dio una lección impagable, bellísima y valiente acerca del dominio del ser humano sobre otros sujetos con los que compartimos

Carlos HerreraCarlos HerreraArticulista de OpiniónCarlos Herrera