Vae victis!

China es nuestra vergüenza. No, nadie va a alzarle la voz a su banquero

Gabriel Albiac
Actualizado:

Sí, «¡ay de los vencidos!» Vae victis! Los despotismos victoriosos generan, por igual, admiración y envidia. China es la más exitosa de las dictaduras que han transitado del siglo XX al XXI. Con un rasgo de inteligencia que fue ajeno a su predecesor, el Imperio Soviético.

Los dirigentes de la URSS pensaban vencer un día al enemigo occidental mediante intervenciones militares. Y a prepararlas dedicaron lo mejor de su industria y de su economía. Al final, la dimensión faraónica de esos gastos bélicos fue -junto a la colosal incompetencia- la soga que estranguló a la URSS. Que, antes de implosionar en un espectáculo de desmesura y horror sin precedente, había tocado ya fondo en lo económico.

Los dirigentes chinos no

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac